Guía cabrona para activistas feministas

//más abajo en castellano// ARTÍCULO DE MARTA LAMAS EN LA DIRECTA

‘Vomitorium’: guia cabrona per a activistes feministes

Diana J. Torres, autora de ‘Pornoterrorismo’, publica ara ‘Vomitorium’, un text molt personal que, com el seu nom suggereix, és un vòmit de les seves experiències als moviments socials

Fotografía de Herani Hache

Aquest mes de juny la Diana ha aterrat (literalment, ja que en l’actualitat resideix a Mèxic) a la península per presentar Vomitorium (autoedició, 2017), que com el seu nom indica és un vòmit de les seves experiències personals en els moviments socials
Marta Molas08/06/2017

Parlar, veure o llegir Diana J. Torres, aka Pornoterrorista, sempre és un plaer punxant. Qui l’ha llegit anteriorment (Pornoterrorismo,Coño Potens, o el seu blog) sabreu de què parlem: en les seves obres, siguin llibres, posts, performances o tallers, aborda qüestions artístiques, sexuals, de gènere i activistes des d’un posat radical i dur. Ella és directa i va al gra. Per això els seus llibres són essencials: una mirada pura al feminisme sense politiqueigs ni sensibleries.

Al llibre,Torres desgrana les incoherències i errors de l’activisme i el feminisme en temes bàsics com l’afectivitat, la sexualitat, les drogues, l’alimentació, la forma de guanyar diners o la comunicació

Aquest mes de juny la Diana ha aterrat (literalment, ja que en l’actualitat resideix a Mèxic) a la península per presentar Vomitorium (autoedició, 2017), que com el seu nom indica és un vòmit de les seves experiències personals en els moviments socials. Al llibre, capítol per capítol, desgrana les incoherències i errors de l’activisme i el feminisme en temes bàsics com l’afectivitat, la sexualitat, les drogues, l’alimentació, la forma de guanyar diners o la comunicació. El llibre ha estat autoeditat i arriba amb poc suport institucional i de mitjans. Però ha estat fet des de l’amor i molt ben acollit en espais que com la seva darrera criatura, també són autogestionats. Un crit rabiós alhora que un fil de llum “perquè tot això que està podrit i necessita ser canviat, pugui tornar a funcionar (…) Una bella intenció de deixar de perpetuar errors del passat, de tenir millors vides i millors relacions amb les nostres lluites polítiques”, explica en el kit de premsa que podeu trobar al seu web.


Cartell de presentació del llibre a Barcelona 

Al llibre ens ha captivat el seu feministómetro que ataca directament a aquelles que han fet del feminisme més “un club exclusiu de sòcies elitistes que un grup de persones lluitant per la justícia social”; també el seu qüestionament davant d’actituds suposadament inqüestionables com és el veganisme, confrontant aquesta forma de vida suposadament ètica però que sovint no té en compte, per exemple, les injustícies socials que pateixen els animals que conreen els vegetals; i l’aplaudiment més exacerbat a la seva crítica a l’ateisme, un postureig més que institucionalitzat i quasi mai qüestionat entre la societat progre i d’esquerres. Torres en canvi demostra que potser, són més efectives si també reivindiquem l’espiritualitat: “Per què creuen que les processons de la Verge del Cony aixequen tantes ampolles? Encara que sigui només a tall de burla el missatge que transmeten aquest tipus d’actes és que tenim certa espiritualitat i que començarem a manifestar-la, i la veritat és que no hi ha res que aterreixi als catòlics i a aquesta espècie de Mordor amb el que combreguen que el fet que certes divinitats (ells només encerten a dir-los Satan) estiguin de la nostra part”.

Pornoterrorista demostra així que portar a la pràctica l’activisme amb harmonia i coherència és una utopia molt tòxica mentre que demanar coherència als altres ens és facilíssim. Ho sabem, veure munts de palla en els ulls dels altres ens distreu de veure la biga als nostres.

La Diana pot semblar, tot d’una, un llançaflames, pel seu estil brusc, ple d’insults, i les seves metàfores exagerades i histriòniques

La Diana pot semblar, tot d’una, un llançaflames, pel seu estil brusc, ple d’insults, i les seves metàfores exagerades i histriòniques. Però a mesura que avança el seu discurs, la lectora s’adonarà que és humil en el plantejament i curosa en la documentació. Un llibre, com els darrers ho varen ser, auster i de capçalera. Un guia, i ho diem amb el cor calent a la mà però també amb el cap ben fred, que hauria d’estar a les tauletes de nit de tota aquella que es consideri bona activista. Perquè l’activisme no es pot desentendre dels dolents, com els anomena la Diana; ni pot avançar sense posar-ne en constant qüestionament a cada passa; i el més important, les paraules de Diana recorden com a ple segle XXI, amb tecnologia punta a l’abast de la mà que ens permet més que mai la unió que fa la força, perdem el teclat i els dits que l’usen en confrontacions vàries. En resum: la nostra lluita “pot estar al servei de causes majors que el nostre propi cul”. Amén Diana.

Vomitorium i sa mare són de gira aquests dies per la península: per si voleu escoltar en directe l’autora –val la pena, no us ho penseu!- el 14 de juny serà a Altea, el 15 a València, el 16 a Benicàssim, el 17 a Castelló i del 22 al 27 de juny a Barcelona en espais com L’Antic Teatre o La Raposa. Podreu adquirir el llibre durant les presentacions o descarregar-vos-el gratuïtament a Archive.org.

///CASTELLANO///

‘Vomitorium’: guía cabrona para activistas feministas
Diana J. Torres, autora de Pornoterrorismo, publica ahora Vomitorium, un texto muy personal que, como su nombre sugiere, es un vómito de sus experiencias en los movimientos sociales.

Hablar, ver o leer Diana J. Torres, aka Pornoterrorista, siempre es un placer punzante. Quien la ha leído anteriormente (Pornoterrorismo, Coño Potens, o su blog) sabréis de qué hablamos: en sus obras, sean libros, posts, performances o talleres, aborda cuestiones artísticas, sexuales, de género y activistas desde un lugar radical y duro. Ella es directa y va al grano. Por eso sus libros son esenciales: una mirada pura al feminismo sin politiqueos ni sensiblerías.
En este libro, Torres desgrana las incoherencias y errores del activismo y el feminismo en temas básicos como la afectividad, la sexualidad, las drogas, la alimentación, la forma de ganar dinero o la comunicación.

El libro ha sido autoeditado y llega con poco apoyo institucional y de medios. Pero ha sido hecho desde el amor y muy muy bien acogido en espacios que, como su última criatura, también son autogestionados. Un grito rabioso y al mismo tiempo un hilo de luz “para que todo esto que está podrido y necesita ser cambiado, pueda volver a funcionar (…) Una bella intención de dejar de perpetuar errores del pasado, de tener mejores vidas y mejores relaciones con nuestras luchas políticas”, explica en el kit de prensa que podéis encontrar en su web.

Del libro nos ha cautivado su feministómetro que ataca directamente a aquellas que han hecho del feminismo “más un club exclusivo de socias elitistas que un grupo de personas luchando por la justicia social”; también su cuestionamiento ante actitudes supuestamente incuestionables como son el veganismo, confrontando esta forma de vida supuestamente ética pero que a menudo no tiene en cuenta, por ejemplo, las injusticias sociales que sufren los animales que cultivan los vegetales; y el aplauso más exacerbado a su crítica al ateísmo, un postureo más que institucionalizado y casi nunca cuestionado entre la sociedad progre y de izquierdas. Torres en cambio demuestra que quizás, son más efectivas si también reivindicamos la espiritualidad: “¿Por qué creen que las procesiones de la Virgen del Coño levantan tantas ampollas? Aunque sea sólo a modo de burla el mensaje que transmiten este tipo de actos es que tenemos cierta espiritualidad y que empezaremos a manifestarla, y la verdad es que no hay nada que aterre más a los católicos y a esta especie de Mordor con el que comulgan que el hecho que ciertas divinidades (ellos sólo aciertan a llamarlo “Satán”) estén de nuestra parte”.

La Pornoterrorista demuestra así que traer a la práctica el activismo con armonía y coherencia es una utopía muy tóxica y al mismo tiempo pedir coherencia a los otros nos resulta facilísimo. Lo sabemos: ver montones de paja en el ojo ajeno nos distrae de ver la viga en los nuestros.

La Diana puede parecer, de una, un lanzallamas, por su estilo brusco, pleno de insultos y sus metáforas exageradas e histriónicas. Pero a medida que avanza su discurso, la lectora se dará cuenta que es humilde en el planteamiento y cuidadosa en la documentación. Un libro, como los últimos lo fueron, austero y de cabecera. Una guía, y lo decimos con el corazón caliente en la mano pero también con la cabeza muy fría, que tendría que estar a las mesillas de noche de toda aquella que se considere buena activista. Porque el activismo no se puede desentender de los malos, como los denomina la Diana; ni puede avanzar sin poner en constante cuestionamiento a cada paso; y el más importante, las palabras de Diana recuerdan cómo en pleno siglo XXI, con la tecnología punta al alcance de la mano que nos permitiría más que nunca la unión que hace la fuerza, perdemos el teclado y los dedos que lo usan en confrontaciones varias. En resumen: nuestra lucha “puede estar al servicio de causas mayores que nuestro propio culo”. Amén Diana.

Vomitorium y su madre están de gira estos días por la península: por si queréis escuchar en directo la autora –vale la pena, no os lo penséis!- el 14 de junio estará en Altea, el 15 en Valencia, el 16 en Benicàssim, el 17 en Castelló y del 22 al 27 de junio en Barcelona en espacios como Antic Teatre o La Raposa. Podréis adquirir el libro durante las presentaciones o descargároslo gratuitamente a Archive.org.

Ayúdame a hacer posible mi nuevo libro: Vomitorium

portada

Hola a todxs!

Estoy recaudando fondos mediante la preventa de mi nuevo trabajo y desde esta web hago un llamado para que quienes hayáis leído mis otros libros y os hayan servido de algo, me echéis un cable para poder sacar “Vomitorium” adelante.

En él, como el propio título indica, me purgo de años de hartura con las luchas antisistema y concretamente con el feminismo. Muchas cosas se llevan a cabo de modo terrible y la solución no es dejar de hacerlas sino hacerlas de otro modo. Nuestra alimentación, nuestra forma de drogarnos, de amar, de follar, de ganar dinero, de comunicarnos, todo ello, está podrido y necesita ser cambiado para que vuelva a funcionar. Este libro es una propuesta rabiosa de cambio, una vomitona descontrolada y ácida que fue escrita con la más bella intención de dejar de perpetuar errores del pasado, de que tengamos mejores vidas y mejores relaciones con nuestras queridas luchas políticas.

Cómo me podéis ayudar?
* La mejor forma: Compra el libro mediante la campaña de preventa o alguna de las otras recompensas disponibles
* Difunde en tus redes (facebook, twitter, etc) el link de la campaña http://vkm.is/vomitorium
* Pon alguno de estos gifs en tu página web o blog
* Envía un correo a tus amigxs que pudieran estar interesadxs en cooperar
* También puedes compartir este vídeo donde explico de qué se trata el proyecto y el libro.

Campaña Verkami de “Vomitorium” el nuevo libro de Diana J. Torres from Pornoterrorismo on Vimeo.

Putas mexicanas revolucionarias

Cuando llegué a este país hace tres años yo era muy imbécil en muchos sentidos (lo sigo siendo en muchos otros que no vienen al caso). Uno de ellos era que el hecho de saber que la prostitución es una profesión en muchos sentidos revolucionaria me andaba nublando la vista con la parte oscura de la profesión: la trata. Y pues cuando una llega a un lugar donde la gran mayoría de las mujeres que se dedican a esto son en realidad esclavas de los cárteles y las mafias y que no es que se dediquen sino que no les queda de otra, se le pasa de inmediato esta imbecilidad y abre mucho las orejas para escuchar y el corazón para comprender.

Por eso me dio mucho gusto, pero mucho mucho, la noticia de que una de las más importantes y poderosas revoluciones contra el gobierno, posteriores a “la REVOLUCIÓN”, fue iniciada y planeada por PUTAS. Y estas Señoras eran llamadas LAS HORIZONTALES DE GUERRERO. Las horizontales!!!! De inmediato sentí una conexión kármica y mística con ellas y su historia pues cuando intenté montar un tinglao de prostitución de mujeres para mujeres lo primero que me vino a la mente fue el nombre de MUJERES HORIZONTALES, pues es así como solemos coger en estas sociedades extrañas en las que todo lo rico (menos bailar) lo hacemos o tumbadxs o sentadxs. Sobre ese proyecto fallido de prostitución de mujeres para mujeres ya digo todo lo que tuve que decir en mi libro. El caso es que me encuentro con estas Horizontales de Guerrero y aquí les va su historia:

“La noche del 6 de marzo de 1922, las prostitutas del puerto de Veracruz popularmente conocidas como “las horizontales de Guerrero”, amenazaron con quemar en la vía pública las sillas, las camas y los colchones sobre los que trabajaban, en señal de protesta por las elevadísimas rentas que debían pagar a los propietarios de los patios de vecindad que les alquilaban las pocilgas donde vivían. Alarmada la policía corrió hasta la zona de fuego para impedir la quemazón”

“Pero volviendo a la problemática de las “horizontales de Guerrero” con sus caseros, éstas tras no recibir una respuesta satisfactoria a sus demandas de parte del alcalde y de los propietarios, el 6 de marzo de 1922 anunciaron públicamente su determinación de ponerse de huelga dejando de pagar las altas rentas hasta que éstas no fuesen disminuidas al equivalente del 20% sobre el valor catastral. Al tiempo que la meretriz María González envió al presidente de la República, Álvaro Obregón, un telegrama para enterarlo de la explotación de la que eran víctimas. Según ella, la respuesta del presidente fue: “que ya las autoridades dictaron órdenes para la aprehensión de esos individuos que viven explotándolas”.

“La noticia de esos acontecimientos corrió como reguero de pólvora y pronto miles se sumaron al boicot del pago de alquileres. Trabajadores que habitaban en patios de vecindad con San Salvador, La Isabelita en la calle Guerrero, La Veguita en la calle Progreso (…) se unieron a la lucha. A finales de mayo de 1922, treinta mil inquilinos de más de 100 patios de vecindad no pagaban renta”

“Días después de declararse en huelga, el domingo 12 de mayo por la noche se efectuó la primera gran manifestación del movimiento inquilinario que abrió con un concurridísimo mitin en el que Herón Proal, líder del sindicato, pronunció un discurso desde uno de los balcones del Hotel Diligencias acompañado de Porfirio Sosa y de la oradora comunista Juana Ruiz. Después, la multitud portando banderas rojas avanzó lanzando consignas y arengas como “Estoy en huelga y no pago renta” y así recorrió varias calles de la ciudad”.

“Casi al final, llegaron a la zona de tolerancia en la calle Guerrero. Las meretrices se aglomeraron en torno de los manifestantes y comenzó Proal un discurso en el que se dirigió exclusivamente a ellas, llamándolas “verdaderas heroínas” al reconocerles ser las primeras en decretar la huelga e iniciar el movimiento. Así lo reprodujo el periódico: “Ustedes, merecen un voto de confianza del comité de huelga y de todos los habitantes de Veracruz, porque fueron las primeras en decretar la huelga que hoy ha tomado proporciones gigantescas. Ustedes en realidad verdaderas heroínas, por haber puesto la primera piedra de este edificio gigantesco que hemos ahora levantado. Son las iniciadoras y por lo tanto merecen un estrechísimo abrazo de confraternidad. El sindicado rojo de inquilinos les abre sus brazos y les llama con todo cariño SUS QUERIDAS HERMANAS”.

“El reportero que relató este hecho destacó que “la palabra hermanas causó risa ante el auditorio, por lo que Proal les reprendió “Sí señores, y no se rían, estas pobres y despreciadas mujeres, no solamente son nuestras compañeras, sino que también son nuestras hermanas porque analizando las cosas, resulta que ellas son de carne y hueso como nosotros, y no hay motivo de excluirlas de la hermandad, tanto más, que son carne de explotación de los burgueses”.

Y pues si quieren saber más sobre cómo estaba el pedo con las mujeres en general en Veracruz en los años 20-30-40 les recomiendo mucho la lectura del libro Mujeres en la Historia de la ciudad de Veracruz – Primera mitad del siglo XX  de Adriana Gil Maroño y Mª Luisa González Maroño.

Yo hacía mucho que no me encontraba una joya semejante.

 

Coño Potens en descarga libre y gratuita

NOTA: Si deseas asistir a alguno de los talleres prácticos escribe a pornoterrorismo@gmail.com para obtener toda la info y el modo de inscripción. Siguiente taller 17 DE SEPTIEMBRE SÁBADO, DF, de 12 a 5pm.

NOTA A LA EDICIÓN DIGITAL de Coño Potens/Pucha Potens

La motivación principal que me llevó a escribir este libro fue la necesidad de difundir la información que durante años fui recabando sobre el tema de la eyaculación de los coños. Porque realmente sí es algo necesario. El silencio no se combate con más silencio o privatizando los saberes como si de armas de destrucción masiva se tratasen (aunque algunos, como estos que van a leer en las páginas que siguen, se comporten como tales). Aventar este libro completo a la red de forma libre y gratuita es parte de esa estrategia de difusión que considero tan importante.
Hoy, ocho de marzo de 2016 se cumple un año exacto desde que el libro salió del cálido horno de la editorial Txalaparta. Por eso quiero que también hoy, en un día que significa tantas cosas para la lucha feminista, mi lucha, el texto sea accesible a todas las personas que quieran leerlo.
Este libro, su escritura y el proceso de investigación, las giras de presentaciones (mi maleta pesada y yo traemos más de 10.000 kilómetros recorridos, más de 30 ciudades y seguimos), las inmensas dificultades para poder publicarlo en papel en México de forma autónoma y autogestionada (¡viva Papayita Ediciones!), todo lo que lo rodea es probablemente uno de los mejores viajes que he emprendido en mi vida. Es profundamente gratificante saber que estoy haciendo algo positivo por personas afines que, al igual que todxs nosotrxs, tienen muchas heridas que sanar por causa de este patriarcado atroz que nos niega la posibilidad de ser dueñxs de nuestrxs cuerpos y que se revuelve como fiera herida cuando conseguimos aprender a usar el poder que reside en nuestras sexualidades.
Mi mayor premio por las horas empleadas en todo el proceso, por todo el esfuerzo que supone escribir un libro como este desde la precariedad, es sin duda la respuesta de quienes lo leen. Desde que salió hace un año he recibido cientos de emails y mensajes de gratitud de personas que encontraron en estas letras una información relevante para sus vidas, para hacerlas mejores, una información con el poder suficiente para reconstruir el mapa de nuestros cuerpos mutilados por el maldito bisturí ideológico de las sociedades que habitamos, una información, al fin, útil.
Para mí el feminismo no es más que algo útil, nunca lo entendí como un negocio, ni como una forma de alimentar el ego, ni como algo intelectual que deviene en teorías que sólo pueden comprender unxs pocxs privilegiadxs. El feminismo que yo practico es una herramienta de supervivencia, una trinchera donde poder ser felices a pesar de todo, y este libro es mi humilde intento de ser útil para quienes de un modo u otro comparten conmigo las opresiones derivadas de vivir en este mundo de mierda.
Lxs invito desde acá a imprimirlo, fotocopiarlo, incluirlo en sus bibliotecas, enviarlo a todxs sus contactos, darle la máxima difusión posible. Léanlo primero, así es más posible que se les contagie esta imperiosa necesidad de que se sepa el crimen atroz que se ha cometido con nuestros cuerpos y sexualidades y que quieran formar parte activa de esta batalla.
Yo ya no puedo hacer más de lo que hago, así que acá lo dejo, queda en sus manos.

Salud compañerxs,
Diana J. Torres
Ciudad de México, 8 de marzo de 2016.

Enlace de descarga en PDF >>> CLIC ACÁ

Enlace de descarga en EPUB >>> CLIC ACÁ

Bueno, y para lxs fetichistas del papel (y también para quienes quieran contribuir con dos editoriales independientes muy estupendas:

– Libro en Papel en Península Ibérica: CLIC ACÁ

– Libro en Papel en México: CLIC ACÁ

Ilustración de magnafranse http://magnafranse.tumblr.com

Tupinambá

Hace una semana llegué a Brasil. No tenía más expectativa que la de encontrar a personas muy queridas del coño sur que o bien hacía mucho que no encontraba cara a cara o que jamás había encontrado físicamente pero que forman parte de mi familia cósmica. Es muy lindo llegar a un lugar nuevo sin expectativas, con los poros abiertos a cualquier cosa. Esto siempre trae sorpresas.

El dolor punzante en el costado. Una siempre piensa que es un pedo. Me cuentan las brujas de acá que Tupinambá no es una marca de café español, preparamos una venganza, el enemigo es el colonialismo. Mientras, en mi colon, se gesta el desmadre. Hago la performance más dolorosa de mi historia en los escenarios, al final me doblo y no es impostado, mi apéndice comienza la perfo de su vida también. Y es más ruda que yo.

Noche de vómitos y fiebre, después, 5 días de hospital público y gratuito. La vergüenza de ser española en un lugar donde me salvan la vida profesionales amorosxs porque la salud, efectivamente, es un derecho universal. Si hay una forma rápida, eficaz y certera de conocer el alma de un lugar es pasando algunos días interna en sus hospitales y en los 5 que pasé yo aprendí muchas cosas sobre mi propia alma también, algunas aún no se desvelan en grafías ni pensamientos verbales, me fluyen por la vena junto al cóctel químico que trabaja para mi sanación. La muerte propia (esa que realmente podía haber acontecido) no se pasea cerca de mí, ni su idea, ni su sombra. Asumo como triunfo que se trate de un monstruo del pasado.

Anestesia general, apocalipsis astral en mi sinapsis, palacios de cristal de color y rayos del negro más oscuro en el rabillo de los ojos mientras avanzo riendo a carcajadas por un túnel. Pienso “esto debe ser lo que alguna gente llama Dios”, estoy presenciando la raíz de todos los males del mundo: el malentendido de la química cerebral. Le contagio la risa a uno de los cirujanos, es lo último que veo, su rostro contraído.

Despertar. Mirar mi cuerpo desde un medio-afuera. Tengo 3 agujeros en la panza, dos hechos por el metal del bisturí y uno antiguo, el que me hizo la vida al traerme acá. Parece que por el ombligo salió el apéndice de mí y ahí concluyó su show (me contengo para no hacer bromas sobre el ego performancero).

A la señora de la cama de al lado, a la que ya sólo le estaban prolongando la agonía (eso sí, con mucho amor por parte de sus hijas) todo el rato me dieron ganas de ahogarla con la almohada al caer la noche y también de darle un último orgasmo, obviamente no en ese orden.

Uno de los seres amorosos que me han estado cuidando me trae una libreta y una pluma. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Escribo. Voy llenando páginas y más páginas mientras batallo con el catéter que tengo en la mano para que me deje ver el baile frenético de la tinta. Una enfermera me observa. Vuelve al rato con un catéter nuevo. Me saca el de la derecha, me instala el nuevo en la izquierda. Me da una palmadita en la espalda y se va.

Nunca nadie me había sacado sangre sin hacerme un morado enorme en el brazo porque mis venas apenas se ven. En esos 5 días pasé por este proceso como unas 15 veces. Sorprendida, se lo comento a una de las enfermeras y ella me mira y ríe. Por lo visto en esta ciudad, que tiene la población negra más grande del mundo fuera de África, las venas se encuentran con el tacto, no con la vista. Ineptitudes blancas y nuestra obsesión por lo visual a modo de metáfora de sangre. La venganza de Tupinambá en la punta de cada aguja.

Tupinambá y las enseñanzas a hostias. Algunas tan valiosas como que ya no deseo la muerte a mis enemigos, sólo les deseo una temporada larga en un hospital, pero no uno brasileño, uno español en modo “sin papeles”.

Me vacío de rabia y la mirada con la que abrí los ojos al otro lado del túnel lo acaricia todo con suma ternura. El enemigo se ha desaparecido o se ha encogido tanto que no lo veo. ¿Es eso una buena imagen de victoria?

Unas evangelistas entran a rezar al cuarto que comparto con otros 5 cuerpos. Me ponen un papelito delante de la cara “paz y alegría”. – ¿Aceptas la palabra del señor? – ¡Pues claro!, ¡Paz y amor!, les digo mientras hago con las manos el símbolo feminista y tomo el papelito hermoso, ellas también sonríen, quizás pensando en que supongo una victoria de las buenas. Uso el papel para marcar las páginas de un libro que también me trajeron lxs compas. Se titula “Madona&Elvis”.

“Los atardeceres de Salvador de Bahía son tan hermosos que la gente aplaude cuando el sol se esconde” me dijeron el primer día, casi inmediatamente después de aterrizar. Tras 5 días y para clausurar el primer día del resto de mi vida, tengo el honor de comprobarlo. En la noche emprendo la investigación de lo que más intranquila me tuvo todos los días de hospitalización: ¿podré tener orgasmos o me habrán tocado algún cablecito “por error” y me habrán chingado bien? Sí. Puedo.

Tengo un pedazo menos de cuerpo pero un pedazo más de vida, una rabiosamente viva, algo que no habitaba en mí antes. Mi apéndice abandonó mi cuerpo y en ese hueco que ha dejado voy vertiendo un nuevo arsenal que me convierte en otra que es una yo más poderosa y mejor. Si pudiera elegir entre haber tenido esta experiencia o no, la dejaría exactamente tal y como fue, no le movería ni un instante.

No tengo puta idea de en qué devengo, pero se siente hermoso. La vida como fractal, como percurso.

Estoy viva. He vuelto.

______________________________________

Post data

Quiero dar las gracias con toda el alma al equipo del seminario internacional Desfazendo Genero que se hicieron cargo de mi bienestar en todo momento (Leandro Colling, Gilmer, Fernanda, Elder, Tiago y lxs que no conozco sus nombres), también a las personas que asistieron a mi taller de pornoterrorismo y que me enseñaron tanto, especialmente a Matheus Santos, Kleper Gomes, Sara Panamby, Cinthia, Colectivo Coyote, Jota Monstra, Pedro Costa, Raissa y todxs lxs demás (muchos nombres para mi pobre memoria).

También a las personas que vinieron a verme al hospital: Fabi Borges, Juliana Dorneles, Patricia, Raisa, Ángela y Camila Bastos. Y a las que no vinieron pero sé que me tuvieron muy presente, como la querida Susy Shock, que a base de nalgadas me ayudo a ser capaz de terminar la performance.

Y doy las gracias especialmente a Michelle Mattiuzzi por acogerme en su hogar y en su vida por estos días de recuperación.

Foto parte del proyecto https://cuelindo.wordpress.com/