Guía cabrona para activistas feministas

//más abajo en castellano// ARTÍCULO DE MARTA LAMAS EN LA DIRECTA

‘Vomitorium’: guia cabrona per a activistes feministes

Diana J. Torres, autora de ‘Pornoterrorismo’, publica ara ‘Vomitorium’, un text molt personal que, com el seu nom suggereix, és un vòmit de les seves experiències als moviments socials

Fotografía de Herani Hache

Aquest mes de juny la Diana ha aterrat (literalment, ja que en l’actualitat resideix a Mèxic) a la península per presentar Vomitorium (autoedició, 2017), que com el seu nom indica és un vòmit de les seves experiències personals en els moviments socials
Marta Molas08/06/2017

Parlar, veure o llegir Diana J. Torres, aka Pornoterrorista, sempre és un plaer punxant. Qui l’ha llegit anteriorment (Pornoterrorismo,Coño Potens, o el seu blog) sabreu de què parlem: en les seves obres, siguin llibres, posts, performances o tallers, aborda qüestions artístiques, sexuals, de gènere i activistes des d’un posat radical i dur. Ella és directa i va al gra. Per això els seus llibres són essencials: una mirada pura al feminisme sense politiqueigs ni sensibleries.

Al llibre,Torres desgrana les incoherències i errors de l’activisme i el feminisme en temes bàsics com l’afectivitat, la sexualitat, les drogues, l’alimentació, la forma de guanyar diners o la comunicació

Aquest mes de juny la Diana ha aterrat (literalment, ja que en l’actualitat resideix a Mèxic) a la península per presentar Vomitorium (autoedició, 2017), que com el seu nom indica és un vòmit de les seves experiències personals en els moviments socials. Al llibre, capítol per capítol, desgrana les incoherències i errors de l’activisme i el feminisme en temes bàsics com l’afectivitat, la sexualitat, les drogues, l’alimentació, la forma de guanyar diners o la comunicació. El llibre ha estat autoeditat i arriba amb poc suport institucional i de mitjans. Però ha estat fet des de l’amor i molt ben acollit en espais que com la seva darrera criatura, també són autogestionats. Un crit rabiós alhora que un fil de llum “perquè tot això que està podrit i necessita ser canviat, pugui tornar a funcionar (…) Una bella intenció de deixar de perpetuar errors del passat, de tenir millors vides i millors relacions amb les nostres lluites polítiques”, explica en el kit de premsa que podeu trobar al seu web.

Cartell de presentació del llibre a Barcelona 

Al llibre ens ha captivat el seu feministómetro que ataca directament a aquelles que han fet del feminisme més “un club exclusiu de sòcies elitistes que un grup de persones lluitant per la justícia social”; també el seu qüestionament davant d’actituds suposadament inqüestionables com és el veganisme, confrontant aquesta forma de vida suposadament ètica però que sovint no té en compte, per exemple, les injustícies socials que pateixen els animals que conreen els vegetals; i l’aplaudiment més exacerbat a la seva crítica a l’ateisme, un postureig més que institucionalitzat i quasi mai qüestionat entre la societat progre i d’esquerres. Torres en canvi demostra que potser, són més efectives si també reivindiquem l’espiritualitat: “Per què creuen que les processons de la Verge del Cony aixequen tantes ampolles? Encara que sigui només a tall de burla el missatge que transmeten aquest tipus d’actes és que tenim certa espiritualitat i que començarem a manifestar-la, i la veritat és que no hi ha res que aterreixi als catòlics i a aquesta espècie de Mordor amb el que combreguen que el fet que certes divinitats (ells només encerten a dir-los Satan) estiguin de la nostra part”.

Pornoterrorista demostra així que portar a la pràctica l’activisme amb harmonia i coherència és una utopia molt tòxica mentre que demanar coherència als altres ens és facilíssim. Ho sabem, veure munts de palla en els ulls dels altres ens distreu de veure la biga als nostres.

La Diana pot semblar, tot d’una, un llançaflames, pel seu estil brusc, ple d’insults, i les seves metàfores exagerades i histriòniques

La Diana pot semblar, tot d’una, un llançaflames, pel seu estil brusc, ple d’insults, i les seves metàfores exagerades i histriòniques. Però a mesura que avança el seu discurs, la lectora s’adonarà que és humil en el plantejament i curosa en la documentació. Un llibre, com els darrers ho varen ser, auster i de capçalera. Un guia, i ho diem amb el cor calent a la mà però també amb el cap ben fred, que hauria d’estar a les tauletes de nit de tota aquella que es consideri bona activista. Perquè l’activisme no es pot desentendre dels dolents, com els anomena la Diana; ni pot avançar sense posar-ne en constant qüestionament a cada passa; i el més important, les paraules de Diana recorden com a ple segle XXI, amb tecnologia punta a l’abast de la mà que ens permet més que mai la unió que fa la força, perdem el teclat i els dits que l’usen en confrontacions vàries. En resum: la nostra lluita “pot estar al servei de causes majors que el nostre propi cul”. Amén Diana.

Vomitorium i sa mare són de gira aquests dies per la península: per si voleu escoltar en directe l’autora –val la pena, no us ho penseu!- el 14 de juny serà a Altea, el 15 a València, el 16 a Benicàssim, el 17 a Castelló i del 22 al 27 de juny a Barcelona en espais com L’Antic Teatre o La Raposa. Podreu adquirir el llibre durant les presentacions o descarregar-vos-el gratuïtament a Archive.org.

///CASTELLANO///

‘Vomitorium’: guía cabrona para activistas feministas
Diana J. Torres, autora de Pornoterrorismo, publica ahora Vomitorium, un texto muy personal que, como su nombre sugiere, es un vómito de sus experiencias en los movimientos sociales.

Hablar, ver o leer Diana J. Torres, aka Pornoterrorista, siempre es un placer punzante. Quien la ha leído anteriormente (Pornoterrorismo, Coño Potens, o su blog) sabréis de qué hablamos: en sus obras, sean libros, posts, performances o talleres, aborda cuestiones artísticas, sexuales, de género y activistas desde un lugar radical y duro. Ella es directa y va al grano. Por eso sus libros son esenciales: una mirada pura al feminismo sin politiqueos ni sensiblerías.
En este libro, Torres desgrana las incoherencias y errores del activismo y el feminismo en temas básicos como la afectividad, la sexualidad, las drogas, la alimentación, la forma de ganar dinero o la comunicación.

El libro ha sido autoeditado y llega con poco apoyo institucional y de medios. Pero ha sido hecho desde el amor y muy muy bien acogido en espacios que, como su última criatura, también son autogestionados. Un grito rabioso y al mismo tiempo un hilo de luz “para que todo esto que está podrido y necesita ser cambiado, pueda volver a funcionar (…) Una bella intención de dejar de perpetuar errores del pasado, de tener mejores vidas y mejores relaciones con nuestras luchas políticas”, explica en el kit de prensa que podéis encontrar en su web.

Del libro nos ha cautivado su feministómetro que ataca directamente a aquellas que han hecho del feminismo “más un club exclusivo de socias elitistas que un grupo de personas luchando por la justicia social”; también su cuestionamiento ante actitudes supuestamente incuestionables como son el veganismo, confrontando esta forma de vida supuestamente ética pero que a menudo no tiene en cuenta, por ejemplo, las injusticias sociales que sufren los animales que cultivan los vegetales; y el aplauso más exacerbado a su crítica al ateísmo, un postureo más que institucionalizado y casi nunca cuestionado entre la sociedad progre y de izquierdas. Torres en cambio demuestra que quizás, son más efectivas si también reivindicamos la espiritualidad: “¿Por qué creen que las procesiones de la Virgen del Coño levantan tantas ampollas? Aunque sea sólo a modo de burla el mensaje que transmiten este tipo de actos es que tenemos cierta espiritualidad y que empezaremos a manifestarla, y la verdad es que no hay nada que aterre más a los católicos y a esta especie de Mordor con el que comulgan que el hecho que ciertas divinidades (ellos sólo aciertan a llamarlo “Satán”) estén de nuestra parte”.

La Pornoterrorista demuestra así que traer a la práctica el activismo con armonía y coherencia es una utopía muy tóxica y al mismo tiempo pedir coherencia a los otros nos resulta facilísimo. Lo sabemos: ver montones de paja en el ojo ajeno nos distrae de ver la viga en los nuestros.

La Diana puede parecer, de una, un lanzallamas, por su estilo brusco, pleno de insultos y sus metáforas exageradas e histriónicas. Pero a medida que avanza su discurso, la lectora se dará cuenta que es humilde en el planteamiento y cuidadosa en la documentación. Un libro, como los últimos lo fueron, austero y de cabecera. Una guía, y lo decimos con el corazón caliente en la mano pero también con la cabeza muy fría, que tendría que estar a las mesillas de noche de toda aquella que se considere buena activista. Porque el activismo no se puede desentender de los malos, como los denomina la Diana; ni puede avanzar sin poner en constante cuestionamiento a cada paso; y el más importante, las palabras de Diana recuerdan cómo en pleno siglo XXI, con la tecnología punta al alcance de la mano que nos permitiría más que nunca la unión que hace la fuerza, perdemos el teclado y los dedos que lo usan en confrontaciones varias. En resumen: nuestra lucha “puede estar al servicio de causas mayores que nuestro propio culo”. Amén Diana.

Vomitorium y su madre están de gira estos días por la península: por si queréis escuchar en directo la autora –vale la pena, no os lo penséis!- el 14 de junio estará en Altea, el 15 en Valencia, el 16 en Benicàssim, el 17 en Castelló y del 22 al 27 de junio en Barcelona en espacios como Antic Teatre o La Raposa. Podréis adquirir el libro durante las presentaciones o descargároslo gratuitamente a Archive.org.

Bonobo: una especie que puede inspirar la Revolución

Ya con ganas de airear a la red todo lo que he escrito y ha sido publicado. Esta semana subo el artículo que escribí para la antología Transfeminismos: Epistemes, fricciones y flujos que es un gran libro que también está completo y gratis on-line ACÁ.

Ahí va el texto, ya tenía muchas ganas de compartirlo y no me había enterado que el libro completo lleva más de un año en descarga, jajajaja.

Bonobo: una especie que puede inspirar la Revolución

Violence is the last refuge of the incompetent 1

Isaac Asimov

Desde hace un tiempo vivo obsesionada con la revolución. No, perdón, con la RE-VO-LU-CIÓN. Esa que aún no aconteció en ninguna parte ni momento, la innombrada, cuyas consignas sólo se escuchan en muy pocas ocasiones cuando lxs monstruxs salimos a la calle en nuestras pequeñas micro-alianzas a decir “sí, existimos, y esto ya es una victoria”.

La revolución que llevo imaginando mucho tiempo, efectivamente, será feminista o no será, pero no sólo eso: su motor será la sexualidad y su arma más poderosa el cuerpo.

Hasta la fecha, en esta triste Historia que tenemos como especie, manipulada y contada por y para hombres, no se ha producido un verdadero cambio en el paradigma de las revoluciones, todas ellas han supuesto modificaciones que de algún modo seguían acordando con muchas de las cosas que en realidad se estaban combatiendo y todas ellas estaban viendo al enemigo como algo que habita fuera de unx mismx. No supieron ver esxs revolucionarixs que el punto de mira había que situarlo en el centro del espejo pues es ahí donde este sistema patriarcal y perverso ha situado a sus mejores soldaditos, a sus más efectivos dispositivos de control.

Es por eso que me pone tanto cualquier pista de que existe una forma diferente de modificar de modo radical la realidad en que vivimos. Las censuras que recibe la sexualidad humana son una buena pista, la forma en que atraviesan nuestros cuerpos con normas e identidades mansas impuestas desde que nacemos es otra señal inconfundible. Tratan de evitar a toda costa que ambas cosas, nuestra carne y nuestro orgasmo, nos pertenezcan, nos sean algo conocido, propio, poderoso y empoderante.

Siempre pensé que la especie homo sapiens sapiens (cuánta soberbia) a la que pertenezco era un terrible error del curso evolutivo, de la naturaleza, del universo. ¿Cómo es posible que un sistema en principio perfecto en su forma y contenido se permita generar algo capaz de destruir por completo una de sus partes?

El libro La especie elegida2 (cuánta ingenuidad), que cayó en mis manos cuando estudiaba Humanidades en Madrid, vino a revelarme algunos datos interesantes del por qué de la catástrofe. Un cambio climático acabó con nuestro bosque protector y fuente de alimento vegetal para convertirlo en una sabana en la que para sobrevivir había que hacer dos cosas básicas: comer algo que no fuera vegetal y caminar erguidxs. Estas dos modificaciones en nuestro comportamiento repercutieron drásticamente en la evolución de nuestro cuerpo e hicieron que por un lado el estómago tuviera que trabajar menos, quedando entonces un excedente energético para el otro órgano más importante junto al estómago, el cerebro. Ese excedente de energía fue a parar al lugar donde más falta hacía, porque no se sobrevive a un cambio tan grande sin imaginación y sin habilidades mentales avanzadas. Y por otro lado, el hecho de tener que caminar erguidxs para poder localizar posibles depredadores en esa sabana de hierba alta, conllevó una posición diferente de la cadera que trajo como consecuencia un estrechamiento del canal del parto y un considerable ahorro de energía pues es mucho más económico caminar con dos extremidades que con cuatro.

Lo que no comentaba el señor Arsuaga en su libro es que esa necesidad de ayuda al parto de la especie fue el comienzo de la sociedad humana, que como podemos imaginar, nada tenía que ver con lo que vivimos hoy en día en los hospitales, donde las mujeres son tratadas como absolutas inútiles por doctores con prisa por marcharse a casa seguramente a engancharse al televisor y cuyo milagro de la oxitocina inyectada (o el de las cesáreas por doquier) les permite este tipo de libertades. Lo cierto, es que empezaron a ser necesarias las alianzas emocionales basadas en lo práctico de traer un nuevo ser a la vida y esas alianzas se producían entre hembras pues solo ellas entendían claramente lo que estaba sucediendo entre las piernas y en el interior de la otra.

También olvidó decir que en su origen nuestra especie era matrilineal y que nuestra forma de organización era matriarcal en su esencia y que así fue durante miles de años. Esto es lo que hacen los señores que estudian y analizan nuestra evolución, de forma intencional o no, son incapaces de pensar desde perspectivas no machocentristas, y todo lo que yo, que no estoy interesada en analizar el mundo con esos ojos, puedo llegar a conocer sobre estas cuestiones me viene dado desde lugares que me son ajenos, a los que no pertenezco.

Así, toda la información que voy a entregar a continuación ha sido analizada desde una crítica a la propia ciencia, intentando acomodar todas las piezas en un puzle un tanto caótico que se ajuste más a la realidad que vivo y, por supuesto, a mi ideas.

Buscando materiales para la Muestra Marrana3 de 2012 recibí una sugerencia que al principio me pareció del todo bizarra. Chiara Schiavon4 me pasó algunos vídeos de animales que tienen sexualidades de interés especial, por curiosas, divertidas o sencillamente alucinantes. Además del sexo de los tiburones (extremadamente violento) me llamó mucho la atención el caso de lxs bonobo. En los vídeos pude ver todo tipo de prácticas sexuales, llevadas a cabo con algo que me atrevería a llamar cariño y en todas las combinaciones de género y edad que nos podamos imaginar. Mi curiosidad me llevó a buscar más información sobre estos seres y me llevé muchas y gratas sorpresas, las dos mejores: sus sociedades son matriarcales y compartimos un 98% del genoma (al igual que con los chimpancés). Así es como obtuve una de las mejores pistas para reafirmarme en esta idea revolucionaria, que a veces he llegado a pensar como utópica o inalcanzable pero que gracias a la existencia de algo como lxs bonobo se hace más fuerte, más tangible, más obvia. También esto me llevó a corregir mis ideas sobre lxs homo sapiens sapiens: no es la propia especie a la que pertenezco en sí misma ese terrible error, sino el habernos dejado vencer por algo tan terrible como el patriarcado. Eso es en realidad el gran fallo, el patriarcado como sistema.

Hasta 1929 la ciencia dijo que chimpancés y bonobos eran una misma especie a pesar de las diferencias abismales que hay entre ambas, sobre todo a nivel de conducta y organización. ¿Cómo es posible que no se dieran cuenta de esto antes? Esas diferencias no están basadas en cuestiones de laboratorio sino que pueden apreciarse con la mera observación, de un vistazo.

Los chimpancés se organizan mediante jerarquías rígidas verticales en grupos dominados por machos, son xenófobos (generan conflictos con otros grupos de su misma especie), utilizan el sexo solo en su función reproductiva y comen carne. Lxs bonobo se organizan de una forma mucho más flexible y horizontal, las hembras más mayores son las encargadas de mantener la estabilidad y la paz, el sexo y los juegos son utilizados mucho más a menudo en funciones no reproductivas como la resolución de conflictos o el establecimiento de vínculos afectivos fuertes, suelen alimentarse de fruta y, he aquí una de las diferencias que se me hace ridículo que “la ciencia” no haya advertido hasta 1929: caminan erguidxs un 25% del tiempo que pasan a ras de tierra.

Yo hace mucho tiempo ya que dejé de confiar en la “verdad” que la ciencia trata de vendernos, en esa pequeña parte de lo que descubren y que hacen pública y divulgan, y se me hace muy evidente que no es inocente el hecho de que no haya sido tenida en cuenta antes la existencia de algo tan subversivo como que el pariente más cercano que tenemos se organice de forma matriarcal y utilice la relaciones sexo afectivas para reemplazar la violencia.

Como con el tema de la eyaculación femenina, lo que no tiene interés para la ciencia no existe. En este mundo donde todo lo legítimo está avalado por la razón y la razón la regulan y sostienen una panda de psicópatas de bata blanca o trajecitos de “coronel tapioca”, cualquier cosa que no quiera ser visibilizada, con alegar que no es razonable es suficiente.

De este modo, conocer y analizar a lxs bonobo es muy importante para ayudarnos a reconstruir nuestros orígenes desde una perspectiva muy diferente de la que ha dominado hasta ahora, en la que se piensa que a lo que más nos parecemos es a los chimpancés, argumento usado muy frecuentemente para justificar nuestra forma violenta de relacionarnos y para afirmar que el sistema patriarcal es algo ineludible en nuestra especie.

Actualmente, dado que no se puede continuar negando la realidad de que bonobo y chimpancé son cosas bien distintas, hay un inmenso debate dentro de la primatología donde un sector minoritario5 (como siempre) realizó la propuesta de incluir la especie bonobo dentro de la categoría de homo como homo paniscus. Este hecho lo que en realidad viene a decir es que deberíamos científicamente empezar a considerar al bonobo como algo más que un pariente lejano. La especie humana es la única que ocupa en la actualidad la categoría homo pues somos hasta la fecha lxs únicxs supervivientes de la misma (habilis, erectus, neanderthalensis y demás, están extintas) pero debido a las conductas de lxs bonobo y yendo más allá de lo genético, más bien parece que no estamos solxs en cuanto a homo, como nos ha querido hacer creer la ciencia androcentrista. Si la especie bonobo fuera aceptada como humana eso demostraría de alguna forma que nuestra especie era matriarcal por naturaleza y que nuestra sexualidad era la mejor forma de comunicación que teníamos, todo ello, claro, antes de que esta cagada del patriarcado hiciera acto de presencia para acabar llevándonos a la mierda gigantesca en la que estamos ahora metidxs, como sociedad, como especie, como seres vivos.

Durante mucho tiempo las feministas hemos rechazado la idea de que las cosas son “por naturaleza”. ¿Cómo íbamos a aceptar una “verdad científica” que dice que la hembra es por naturaleza sumisa y su función son los cuidados y el macho ostenta el poder y su función es proveer y proteger mediante la violencia y el asesinato de sus congéneres?

Pero ¿qué sucede cuando descubrimos que esa concepción de “lo natural” es sólo una más de las múltiples tergiversaciones que la ciencia patriarcal ha elaborado a través de la selección manipuladora de la realidad, de los datos que las investigaciones entregan? Creo que tenemos que empezar a replantearnos esta cuestión.

Si vamos a la etimología de la palabra “bonobo” descubrimos algo fascinante: significa “ancestro” en una de las lenguas antiguas provenientes del bantú.6 Como deducción directa diría que las sociedades humanas que cohabitaban con lxs bonobo cuando la palabra se acuñó tardaron mucho menos en darse cuenta de dónde venían (simplemente a través de la observación) que toda la ciencia occidental moderna con sus avances tecnológicos, sus laboratorios y sus universidades. Y un grupo de personas jamás llamaría “ancestro” (que no es más que otra forma de reconocerse en “lo otro” a través de la búsqueda de las propias raíces, orígenes, de la identidad como grupo) a un ser que supusiera un reto a nivel cultural o que de alguna forma rebajara moralmente lo que somos. Es decir, las personas que habitaban el mismo medio que lxs bonobo se sentían orgullosas de sus prácticas y conductas, no era algo censurable sino digno de respetar y venerar.

Pero en nuestro temible occidente “evolucionado”, moderno, racional y tecnológico, algo como lxs bonobo básicamente pone en riesgo la legitimidad del patriarcado como sistema de organización, hace tambalearse seriamente los cimientos de lo que somos.

Sus prácticas sexuales también nos pueden ayudar mucho a comprender por qué en las sociedades en las que vivimos el sexo es algo denigrante, sucio, censurable, peligroso y que necesita ser ocultado. Lxs bonobo nos están mostrando algo clave: el sexo une, genera alianzas poderosas, ayuda a resolver tensiones y es un lenguaje más válido que cualquier otro para mantenernos sanxs y felices.

Sin haber profundizado demasiado (tampoco es fácil encontrar documentación sobre sus prácticas sexuales, estoy convencida de que para muchxs científicxs, periodistas y escritorxs es algo absolutamente vergonzoso y de lo que es mejor no hablar pues supone un reto ético e intelectual) he encontrado que lxs bonobo emplean gran parte de su imaginación, tiempo y energía para entregarse placer mutuamente. Estas prácticas incluyen besos con lengua, frotamiento de genitales, sexo cara a cara, sexo oral, sexo anal, masturbaciones, caricias, abrazos, etc. Algo muy relevante también es que practican lo que llamamos “marcha atrás”. Es decir, el macho no eyacula dentro de la hembra salvo cuando el grupo (y básicamente las hembras mayores) decide que un nuevo miembro del mismo es bienvenido. Y otra cosa también relevante (estoy segura de que esto es lo que más ampollas levanta en la comunidad científica) es que mantienen sexo con sus crías pues es una forma de hacerlas sentir integradas y queridas. Por supuesto también incluyen las relaciones homosexuales (es lo que pasa cuando follamos por gusto y no para tener crías, que el género no es el mayor factor a tener en cuenta a la hora de arrejuntarnos para compartir placer) y con todos estos datos, la cantidad de combinaciones y posibilidades que podemos imaginar es infinita.

También es claro que no usan el sexo únicamente como fuente de placer. Para lxs bonobo tiene una función primordial en su sistema de organización: mantener la unidad y la paz. Un ejemplo claro de esta función se da cuando encuentran una fuente grande de alimento. Lxs bonobo son nómadas y se desplazan por la cuenca sur del río Congo y el norte de uno de sus afluentes, el Kasai, generando rutas circulares de comida ininterrumpida. Al vivir en el trópico los árboles frutales están constantemente ofreciéndoles alimento, de modo que cuando consumen una zona se desplazan hasta la siguiente. Encontrar un nuevo lugar repleto de fruta es para ellxs un momento de tensiones y excitación, pero a diferencia de los chimpancés que se desviven en múltiples peleas y conflictos por el control sobre el alimento y el territorio, lxs bonobo comienzan a follar y después, cuando esas tensiones se han evaporado a base de cariño y orgasmos, comen todxs juntxs.

A diferencia también de los chimpancés, que tienen la misma saña fratricida que lxs humanxs, cuando un grupo de bonobo se encuentra en su camino con otro (también fuente de excitación y nervio) las hembras mayores de ambos grupos mantienen sexo juntas, como saludo pero también como forma de mostrar al resto del grupo que no hay nada de lo que preocuparse.

El sexo es su forma de resolver los conflictos y de generar un tejido social que funciona sin violencia y esto, al igual que su sociedad matriarcal, forma parte de sus tradiciones culturales. Esto no quiere decir que sus sociedades no contengan violencia, sino que es manejada de una forma totalmente opuesta a la nuestra. Conceptos como “poder” o “propiedad”, principales generadores de violencia, muerte y destrucción en la especie humana, sencillamente no existen en las agrupaciones de bonobo. Y en este aspecto no podemos obviar el dato del matriarcado ni el dato del sexo no reproductivo, porque son la esencia de esa gran diferencia entre nuestras sociedades y las suyas.

Buscando documentación y más información sobre lxs bonobo llegué al programa especial de Redes7 dedicadx a ellxs. En él, Eduard Punset conversa con la especialista chilena en bonobo Isabel Behncke8 y hace un comentario particular que me dobla de la risa. Cuando Isabel comenta que las bonobo son una sociedad matriarcal, él añade: “Son las hembras las que deciden en última instancia y somos muchos los que decimos que eso tendría que haber ocurrido con los humanos”. Gilipollas, claro que ocurrió, durante un espacio mucho más largo en la línea temporal de nuestra existencia como especie que el que llevamos de patriarcado, pero ustedes los machos propietarios, acaparadores y necios se encargaron de destruirlo y nosotras no supimos o no pudimos defenderlo porque quien no cree en la violencia como forma de solucionar conflictos sencillamente no contempla esa posibilidad, no maneja esas armas.

Para las tribus y grupos étnicos que viven actualmente con lxs bonobo, respetarlxs y cuidarlos como algo sagrado era parte de su labor y de cultura. Esto fue así hasta que en 1996 estalló la primera guerra del Congo, conflicto que ha sido aparentemente concluido en 2003. Para las poblaciones indígenas de las zonas donde lxs bonobo habitan, cazarlos, matarlos y comerlos es tabú porque de alguna forma sería como estar devastando a la propia comunidad humana. Pero las guerras generan hambre y miseria y lxs bonobo son una presa muy fácil pues no huyen de otros seres que caminen erguidos, no nos identifican como depredadores pues hasta esa maldita guerra nunca lo fuimos, y para ellxs éramos más semejantes que enemigxs. Se trata de una especie en peligro de extinción (apenas quedan unos miles de ejemplares) pues durante la guerra fueron sometidos a un alto nivel de caza con fines alimenticios.

Es paradógico y muy triste que sea precisamente nuestra incapacidad para resolver los conflictos de formas no violentas lo que vaya a acabar con la única especie cuyo ejemplo podría enseñarnos a hacer las cosas de otra manera.

Barbara Kruger decía “mi cuerpo es un campo de batalla” y muchxs de nosotrxs nos hemos reafirmado en esa frase porque en ella encontramos identidad. Pero creo que ya llegó la hora de cambiar tal afirmación.

Cuando imagino un lugar con semejante conflicto (¿nos sirven las batallas del Congo para obtener una imagen?) veo que no es ni algo placentero, ni algo bello, ni algo con fuerza suficiente como para vencer nada, es algo herido profundamente, destruido, un lugar de paso que se siembra de cadáveres, surcos, muerte.

Tenemos que sacar la batalla de nuestros cuerpos, llevarla fuera de ellos. En eso han convertido el cuerpo de las mujeres y del resto de seres abyectos quienes gobiernan este mundo donde nadie sabe resolver los conflictos mediante el cariño y el orgasmo. No puedo imaginarme algo más feminista que contradecir eso.

Y acá dejo una pregunta abierta: ¿Qué pasaría si dejamos de entender nuestro cuerpo como el escenario del conflicto para pasar a considerarlo la mejor arma para combatir ese enemigo que nos conflictúa? La especie bonobo, nuestras primas hermanas del corazón de África de las que nos separamos hace seis millones de años, tienen mucho que aportarnos a este respecto a todas las personas que desde el feminismo deseamos absolutamente la RE-VO-LU-CIÓN. ¡Devengamos bonobas!

____

Algunas referencias en internet:

Charla sobre sexualidad bonoba en la Muestra Marrana 5

http://www.freesound.org/people/antigonia/sounds/170966/

Entrevistas a Isabel Behnke:

http://www.emol.com/tendenciasymujer/Noticias/2012/03/22/22495/Isabel-Behncke-La-chilena-que-estudia-a-los-chimpances-para-saber-mas-de-los-humanos.aspx

http://www.caras.cl/sociedad/isabel-behncke-juega-en-serio/

1) “La violencia es el último refugio de los incompetentes”.

2) Arsuaga, J. L.: La especie elegida, Temas de Hoy, Barcelona, 2001.

4) Chiara Schiavon es una activista y artista feminista italiana que trabaja dentro del colectivo Video Arms Idea junto a Mery Favaretto, Giulia Perli y Antonella Ius http://ideadestroyingmuros.blogspot.com

5) Morris Goodman, el polémico científico que consiguió a través de la biología molecular demostrar que gorilas, bonobos, chimpancés y orangutanes pertenecían al género homínido, propuso junto a Emile Zuckerkandl y Harold Klinger la denominación científica homo paniscus para la especie bonobo, dando inicio a una gran controversia.

Coño Potens en descarga libre y gratuita

NOTA: Si deseas asistir a alguno de los talleres prácticos escribe a pornoterrorismo@gmail.com para obtener toda la info y el modo de inscripción. Siguiente taller 17 DE SEPTIEMBRE SÁBADO, DF, de 12 a 5pm.

NOTA A LA EDICIÓN DIGITAL de Coño Potens/Pucha Potens

La motivación principal que me llevó a escribir este libro fue la necesidad de difundir la información que durante años fui recabando sobre el tema de la eyaculación de los coños. Porque realmente sí es algo necesario. El silencio no se combate con más silencio o privatizando los saberes como si de armas de destrucción masiva se tratasen (aunque algunos, como estos que van a leer en las páginas que siguen, se comporten como tales). Aventar este libro completo a la red de forma libre y gratuita es parte de esa estrategia de difusión que considero tan importante.
Hoy, ocho de marzo de 2016 se cumple un año exacto desde que el libro salió del cálido horno de la editorial Txalaparta. Por eso quiero que también hoy, en un día que significa tantas cosas para la lucha feminista, mi lucha, el texto sea accesible a todas las personas que quieran leerlo.
Este libro, su escritura y el proceso de investigación, las giras de presentaciones (mi maleta pesada y yo traemos más de 10.000 kilómetros recorridos, más de 30 ciudades y seguimos), las inmensas dificultades para poder publicarlo en papel en México de forma autónoma y autogestionada (¡viva Papayita Ediciones!), todo lo que lo rodea es probablemente uno de los mejores viajes que he emprendido en mi vida. Es profundamente gratificante saber que estoy haciendo algo positivo por personas afines que, al igual que todxs nosotrxs, tienen muchas heridas que sanar por causa de este patriarcado atroz que nos niega la posibilidad de ser dueñxs de nuestrxs cuerpos y que se revuelve como fiera herida cuando conseguimos aprender a usar el poder que reside en nuestras sexualidades.
Mi mayor premio por las horas empleadas en todo el proceso, por todo el esfuerzo que supone escribir un libro como este desde la precariedad, es sin duda la respuesta de quienes lo leen. Desde que salió hace un año he recibido cientos de emails y mensajes de gratitud de personas que encontraron en estas letras una información relevante para sus vidas, para hacerlas mejores, una información con el poder suficiente para reconstruir el mapa de nuestros cuerpos mutilados por el maldito bisturí ideológico de las sociedades que habitamos, una información, al fin, útil.
Para mí el feminismo no es más que algo útil, nunca lo entendí como un negocio, ni como una forma de alimentar el ego, ni como algo intelectual que deviene en teorías que sólo pueden comprender unxs pocxs privilegiadxs. El feminismo que yo practico es una herramienta de supervivencia, una trinchera donde poder ser felices a pesar de todo, y este libro es mi humilde intento de ser útil para quienes de un modo u otro comparten conmigo las opresiones derivadas de vivir en este mundo de mierda.
Lxs invito desde acá a imprimirlo, fotocopiarlo, incluirlo en sus bibliotecas, enviarlo a todxs sus contactos, darle la máxima difusión posible. Léanlo primero, así es más posible que se les contagie esta imperiosa necesidad de que se sepa el crimen atroz que se ha cometido con nuestros cuerpos y sexualidades y que quieran formar parte activa de esta batalla.
Yo ya no puedo hacer más de lo que hago, así que acá lo dejo, queda en sus manos.

Salud compañerxs,
Diana J. Torres
Ciudad de México, 8 de marzo de 2016.

Enlace de descarga en PDF >>> CLIC ACÁ

Enlace de descarga en EPUB >>> CLIC ACÁ

Bueno, y para lxs fetichistas del papel (y también para quienes quieran contribuir con dos editoriales independientes muy estupendas:

– Libro en Papel en Península Ibérica: CLIC ACÁ

– Libro en Papel en México: CLIC ACÁ

Ilustración de magnafranse http://magnafranse.tumblr.com

Mujer, ¿qué mujer?

En febrero de este año me escribieron de la revista Flint de Puebla haciéndome una propuesta: escribir el artículo central de la edición siguiente cuyo tema iba a ser “Mujer”. Carta blanca y total libertad para decir lo que quisiera con la única condición de no sobrepasar las dos cuartillas de word. Y pues estuvo bien cabrón escribirlo, me costó mucho, por dos motivos: 1) pedirle a alguien como yo que escriba algo en torno a “la mujer” es como pedirle a cualquier persona que escriba algo sobre “el mundo”; 2) ¿qué coño pinta una española contando en una revista mexicana cualquier cosa sobre “mujer”?.

Esto es lo que me salió después de un proceso muy loco que me llevó a cuestionarme muchas cosas importantes. Creo que hoy, 12 de octubre, es el día preciso para hacer público este artículo y para mostrar el profundo agradecimiento y respeto que siento por este lugar que habito y las personas que cada día me enseñan, con mayor o menor sutileza, que ser española en México implica tener que hacerse cargo, y escuchar y callar, y pensar mucho.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

¿Qué mujer?

Se suponía que aquí tenía que escribir un texto sobre “la mujer”. Empecé a escribirlo y lo borré quinientas veces. Mi cerebro está tan contaminado por “las cuestiones queer” que ya no soy capaz de hablar con seguridad sobre algo que para una feminista como yo debería estar más claro que el agua.
La verdad es, que a ratos, “mujer” ya no significa nada, salvo quizás una categoría que decidí usar como posicionamiento político, porque en un mundo tan jodidamente machista, autodenominarme mujer, antes que cualquier otra cosa, es un ejercicio de vital importancia.

El texto me cuesta porque desde mi corrupta mente, mi mente de persona europea, güera y privilegiada, hay ciertas categorías que se me antojan hasta primitivas. Y mi idea era soltar en estas líneas un discurso de mierda sobre lo ridículos que me parecen los géneros binarios, sobre la necesidad de destruir las cárceles de lo nombrado, sobre la falacia de la mera existencia de “hombres” y “mujeres”.

Pero de pronto una se sitúa y piensa ¿para quién escribo? ¿desde dónde escribo? Entonces me asalta Juárez y sus miles de mujeres fantasma recorriendo el asfalto, me viene a gritar “pendeja” a la cara la voz de las 1.500 mujeres violadas el año pasado sólo en DF, me cruza la cara de un guantazo el caso de Yakiri o el de Claudia Rodríguez o los de las miles que no pudieron defenderse y murieron asesinadas y torturadas por ser mujeres. Y mi mente se queda en blanco. ¿Quién soy yo para escribir sobre mujeres en una publicación mexicana?

Muchas cuestiones que consideré ciertas cuando aún no vivía en México se desmoronaron completamente cuando llegué acá. Mis herramientas de feminista queer, pro-sex quedaron oxidadas por lo inútil de su uso, mis armas de deconstrucción masiva se me atoraron en la realidad cotidiana. Y no es que no sea capaz de ver con los mismos ojos críticos, en muchos sentidos mi disconformidad no entiende de fronteras. Lo que sucede es que no me siento legitimada ni cómoda (posiblemente porque no lo estoy) para hablar de lo que no conozco. Porque yo aún no sé lo que significa ser mujer, ni en mi pueblo ni en México.

Entonces, para poder seguir siendo útil con mi lucha, para poder seguir siendo feminista, a pesar de este desplazamiento tremendo que supone cambiar de continente, trato de refugiarme en las cosas que sí tienen sentido tanto en un lado del mundo como en otro: que ser mujer no es únicamente una cuestión de lo que traemos entre las piernas sino de opresiones.
El feminicidio sucede en todas partes, en España fueron 102 muertas a manos de sus maridos en 2014 y ya sé que esta cifra les sonará ridícula, una cuestión de contextos, pero eran vidas igual.
A las mujeres que no encajamos en la categoría (porque somos raras, porque tenemos “demasiada” testosterona, porque no somos heterosexuales, porque no queremos adaptarnos a lo que se esperaba de nosotras) nos joden, con mayor o menor intensidad, en cualquier lugar.
A las mujeres transexuales y transgénero, a las mujeres indígenas, a las que no tienen ni dinero ni casa ni comida, la sociedad las basurea por igual y son el segmento de la población femenina que más duramente sufre la violencia social, no sólo la violencia machista, sino también la de clase, la invisivilización de los mass media y la amplia colección de violencias que se cobijan bajo el ala maloliente del capitalismo. Interseccionalidad le llaman a esto (yo aún no sé si lo entiendo bien) porque en muchos aspectos es bastante más mujer una marica indígena que una blanca gringa heterosexual clase media.

A mí se me había olvidado un poco que SOY mujer, desde el privilegio de poder elegir dejar de serlo a ratos, desde la ventaja, de hecho, de tenerlo fácil para ni siquiera parecer una. El dulce veneno de ideas como que el género es una construcción social o de que “una mujer no nace, sino que se hace” invadió mi organismo para liberarme de un chingo de patrañas que había asumido como verdades desde pequeña. Me resultó muy útil a la hora de construir mi identidad dejar de pensarme como mujer (porque nunca encajé bien ahí) para pasar a hacerlo como sujeto disidente de la feminidad, de la heterosexualidad, de la propia categoría en sí misma. No digo que estas ideas no puedan ser útiles en México, pero es clave no perder de vista los contextos a los que las aplicamos, pues en algunos de ellos es rabiosamente necesario seguir siendo mujeres y seguir nombrándonos como tales. Rechazar los colonialismos ideológicos como forma de proteger las luchas, especialmente la feminista, porque de un tiempo a esta parte parece que cualquiera con una posición de poder dentro de las academias o de los feminismos institucionales pudiera dictar las reglas de un juego que para ellas es una mera abstracción y que para otras es cosa de vida o muerte.

En este punto de mi vida considero necesario reinstalarme en ser mujer, dentro de todas las contradicciones que ello supone para mí, aunque quede bien chueca en el molde, aunque me aprieten hasta marcarme la piel las costuras. Y no decido serlo por el hecho de tener pucha, lo soy porque a donde quiera que vaya cargo las heridas que el patriarcado causa a toda traidora. Yo he traicionado profundamente a este sistema, allá o acá soy una desertora de la normalidad. Eso es lo que me hace mujer: las heridas, las opresiones, la rabia. Y eso es justamente lo que tenemos en común yo y las mujeres desclasadas, las trans, las maricas, las monstruas, las desviadas de acá. Heridas, opresiones y mucha rabia.

Y mientras algunas, en el lado “nice” del océano Atlántico, en eso que muy entre comillas se podría llamar la primermundista Europa, se dedican a juguetear con las categorías de género y a deshacerse de ellas, y a dejar de ser mujeres (esto hice yo también mucho tiempo), a una nena de quince años la levantan en cualquier calle de México, la violan, le arrancan la cara y la dejan tirada en un vertedero por el único, sólo y exclusivo hecho de SER mujer.

Creo que escribo este texto para decir gracias, o algo así.

vingança tupinambá

Há uma semana cheguei no Brasil. Não tinha outra expectativa que não a de encontrar pessoas muito queridas do cone sul que ou bem havia muito tempo que eu não encontrava cara a cara ou que jamais havia encontrado fisicamente mas que fazem parte da minha família cósmica. É muito lindo chegar a um lugar novo sem expectativas, com os poros abertos a qualquer coisa. Isto sempre tras surpresas.

Uma dor aguda no lado direito do corpo, perto da costela. Pensa-se sempre no pior. As bruxas daqui me contaram que Tupinambá não é uma marca de café espanhol, preparamos uma vingança, o inimigo é o colonialismo. Enquanto isso, no meu ventre, se arma a confusão. Faço a performance mais dolorosa da minha história, ao final me dobro e não é um gesto impostadamente teatral, meu apêndice começa a performance da sua vida também. E é mais rude que eu.

Noite de vômitos e febre, depois, 5 dias de hospital público e gratuito. A vergonha de ser espanhola em um lugar aonde me salvam a vida profissionais amorosxs porque a saúde, efetivamente, é um direito universal. Se há uma forma rápida, eficaz e certeira de conhecer a alma de um lugar é passando alguns dias internada em seus hospitais e, nos 5 dias que passei eu aprendi muitas coisas sobre minha própria alma também, algumas ainda não se revelam em grafias nem pensamentos verbais, fluem por minhas veias junto com o coquetel químico que trabalha para minha cura. A morte propriamente (essa que realmente poderia ter acontecido) não passeia perto de mim, nem sua ideia, nem sua sombra. Assumo como triunfo que já se trata de um monstro do passado.

Anestesia geral, apocalipse astral em minhas sinapses, palácios de vidro colorido e raios do negro mais escuro no canto dos olhos enquanto avanço rindo a gargalhadas por um túnel. Penso “isto deve ser o que algumas pessoas chamam Deus”, estou presenciando a raiz de todo os males do mundo: o mal entendido da química cerebral. Contagio com minha risada um dos cirurgiões, é o último que vejo, seu rosto contraído.

Despertar. Olhar meu corpo mais ou menos de fora. Tenho três furos na barriga, dois feitos pelo metal do bisturi e um antigo, o que me fez a vida ao me trazer aqui. Parece que pelo umbigo saiu o apêndice de mim e aí concluiu seu show (me contenho para não fazer piadas sobre o ego performero).

À senhora da cama ao lado, aquela que lhe estavam apenas prolongando a agonia (mas com muito amor por parte de suas filhas), todo o tempo me dava vontade de sufocá-la com o travesseiro ao cair da noite e também dar-lhe um último orgasmo, obviamente, não nessa ordem.

Um dos seres amorosos que estava me cuidando me trás um caderno e uma caneta. Escrevo. Escrevo.

Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Vou enchendo páginas e mais páginas enquanto batalho com o cateter que levo na mão para que me deixe ver o baile frenético da tinta. Uma enfermeira me observa. Volta com um cateter novo. Me retira o da direita, me instala o novo na esquerda. Me dá uma palmadinha nas costas e se vai.

Nunca ninguém me tinha tirado sangue sem me deixar um roxo enorme no braço porque minhas veias deixam-se ver mas são difíceis de se pegar com a agulha. Nestes 5 dias passei por esse processo como umas 15 vezes. Surpreendida, comento a uma das enfermeiras e ela me olha e ri. Pelo jeito, nesta cidade, que tem a maior população negra fora da África, as veias se encontram com o tato, não com a visão. Inaptidão branca e nossa obsessão pelo visual em modo de metáfora de sangue. A vingança Tupinambá na ponta de cada agulha.

Tupinambá e os ensinamentos a hóstias. Algumas tão valiosas que já não desejo a morte aos meus inimigos, apenas lhes desejo uma larga temporada em um hospital, mas não em um brasileiro, um espanhol na modalidade “sem papéis”.

Me esvazio da raiva e o olhar com que abri meus olhos ao outro lado do túnel acaricia tudo com suma ternura. O inimigo desapareceu ou se escondeu tão bem que não o vejo. Isso é uma boa imagem de vitória?

Umas mulheres evangélicas entram rezando no quarto que divido com outros 5 corpos. Me colocam um papelzinho diante da minha cara “paz e alegria”. – Aceita a palavra do Senhor? – Pois, claro!, Paz e amor!, lhes digo enquanto faço com as mãos o símbolo feminista e pego o papelzinho bonito, elas também riem, quem sabe pensando que aquela era uma vitória das boas. Uso o papel para marcar as páginas de um livro que também me trouxeram xs compas. Seu título: “Madona&Elvis”.

Os entardeceres de Salvador da Bahia são tão bonitos que as pessoas aplaudem quando o sol se põe” me disseram no primeiro dia, quase que imediatamente depois de aterrissar. Depois de cinco dias e para terminar o primeiro dia do resto da minha vida, tive a honra de comprová-lo. À noite empreendo a investigação do que mais me deixou intranquila em todos esses dias de hospitalização: posso ter orgasmos ou terão trocado algum cabo “por erro” e me fuderam? Sim. Posso.

Tenho um pedaço a menos de corpo mas um pedaço a mais de vida, raivosamente viva, algo que não me habitava antes. Meu apêndice abandonou meu corpo e esse buraco que deixou verterei em um novo arsenal que me converte em outra que é uma eu mais poderosa e melhor. Se eu pudesse eleger entre ter tido essa experiência ou não, a deixaria exatamente como foi, não mudaria nem um instante.

Não tenho uma puta ideia em que me transformei, mas me sinto bem. A vida como fractal, como percurso.

Estou viva. Voltei.

Tradução em português de Lígia Marina

_______________________________________

Post data

Quero agradecer de todo  coração para a equipe Desfazendo Genero cuidando por cima do meu bem-estar em todos os momentos (Leandro Colling, Gilmer, Fernanda, Elder, Tiago), também a las pessoas que participaram minha oficina do pornterrorismo e me ensinou muito, especialmente Matheus Santos, Kleper Gomes, Sara Panamby, Cintia Guedes, Colectivo Coyote, Jota Monstra, Pedro Costa, Raissa e outros (muitos nomes para a minha pobre memória).

También a las personas que vinieron a verme al hospital: Fabi Borges, Juliana Dorneles, Patricia, Raisa, Ángela y Camila Bastos. Y a las que no vinieron pero sé que me tuvieron muy presente, como la querida Susy Shock, que a base de nalgadas me ayudo a ser capaz de terminar la performance.

E eu agradeço especialmente Michelle Mattiuzzi para acolher em sua casa e em sua vida nestes dias de recuperação.

https://cuelindo.wordpress.com/