Guía cabrona para activistas feministas

//más abajo en castellano// ARTÍCULO DE MARTA LAMAS EN LA DIRECTA

‘Vomitorium’: guia cabrona per a activistes feministes

Diana J. Torres, autora de ‘Pornoterrorismo’, publica ara ‘Vomitorium’, un text molt personal que, com el seu nom suggereix, és un vòmit de les seves experiències als moviments socials

Fotografía de Herani Hache

Aquest mes de juny la Diana ha aterrat (literalment, ja que en l’actualitat resideix a Mèxic) a la península per presentar Vomitorium (autoedició, 2017), que com el seu nom indica és un vòmit de les seves experiències personals en els moviments socials
Marta Molas08/06/2017

Parlar, veure o llegir Diana J. Torres, aka Pornoterrorista, sempre és un plaer punxant. Qui l’ha llegit anteriorment (Pornoterrorismo,Coño Potens, o el seu blog) sabreu de què parlem: en les seves obres, siguin llibres, posts, performances o tallers, aborda qüestions artístiques, sexuals, de gènere i activistes des d’un posat radical i dur. Ella és directa i va al gra. Per això els seus llibres són essencials: una mirada pura al feminisme sense politiqueigs ni sensibleries.

Al llibre,Torres desgrana les incoherències i errors de l’activisme i el feminisme en temes bàsics com l’afectivitat, la sexualitat, les drogues, l’alimentació, la forma de guanyar diners o la comunicació

Aquest mes de juny la Diana ha aterrat (literalment, ja que en l’actualitat resideix a Mèxic) a la península per presentar Vomitorium (autoedició, 2017), que com el seu nom indica és un vòmit de les seves experiències personals en els moviments socials. Al llibre, capítol per capítol, desgrana les incoherències i errors de l’activisme i el feminisme en temes bàsics com l’afectivitat, la sexualitat, les drogues, l’alimentació, la forma de guanyar diners o la comunicació. El llibre ha estat autoeditat i arriba amb poc suport institucional i de mitjans. Però ha estat fet des de l’amor i molt ben acollit en espais que com la seva darrera criatura, també són autogestionats. Un crit rabiós alhora que un fil de llum “perquè tot això que està podrit i necessita ser canviat, pugui tornar a funcionar (…) Una bella intenció de deixar de perpetuar errors del passat, de tenir millors vides i millors relacions amb les nostres lluites polítiques”, explica en el kit de premsa que podeu trobar al seu web.

Cartell de presentació del llibre a Barcelona 

Al llibre ens ha captivat el seu feministómetro que ataca directament a aquelles que han fet del feminisme més “un club exclusiu de sòcies elitistes que un grup de persones lluitant per la justícia social”; també el seu qüestionament davant d’actituds suposadament inqüestionables com és el veganisme, confrontant aquesta forma de vida suposadament ètica però que sovint no té en compte, per exemple, les injustícies socials que pateixen els animals que conreen els vegetals; i l’aplaudiment més exacerbat a la seva crítica a l’ateisme, un postureig més que institucionalitzat i quasi mai qüestionat entre la societat progre i d’esquerres. Torres en canvi demostra que potser, són més efectives si també reivindiquem l’espiritualitat: “Per què creuen que les processons de la Verge del Cony aixequen tantes ampolles? Encara que sigui només a tall de burla el missatge que transmeten aquest tipus d’actes és que tenim certa espiritualitat i que començarem a manifestar-la, i la veritat és que no hi ha res que aterreixi als catòlics i a aquesta espècie de Mordor amb el que combreguen que el fet que certes divinitats (ells només encerten a dir-los Satan) estiguin de la nostra part”.

Pornoterrorista demostra així que portar a la pràctica l’activisme amb harmonia i coherència és una utopia molt tòxica mentre que demanar coherència als altres ens és facilíssim. Ho sabem, veure munts de palla en els ulls dels altres ens distreu de veure la biga als nostres.

La Diana pot semblar, tot d’una, un llançaflames, pel seu estil brusc, ple d’insults, i les seves metàfores exagerades i histriòniques

La Diana pot semblar, tot d’una, un llançaflames, pel seu estil brusc, ple d’insults, i les seves metàfores exagerades i histriòniques. Però a mesura que avança el seu discurs, la lectora s’adonarà que és humil en el plantejament i curosa en la documentació. Un llibre, com els darrers ho varen ser, auster i de capçalera. Un guia, i ho diem amb el cor calent a la mà però també amb el cap ben fred, que hauria d’estar a les tauletes de nit de tota aquella que es consideri bona activista. Perquè l’activisme no es pot desentendre dels dolents, com els anomena la Diana; ni pot avançar sense posar-ne en constant qüestionament a cada passa; i el més important, les paraules de Diana recorden com a ple segle XXI, amb tecnologia punta a l’abast de la mà que ens permet més que mai la unió que fa la força, perdem el teclat i els dits que l’usen en confrontacions vàries. En resum: la nostra lluita “pot estar al servei de causes majors que el nostre propi cul”. Amén Diana.

Vomitorium i sa mare són de gira aquests dies per la península: per si voleu escoltar en directe l’autora –val la pena, no us ho penseu!- el 14 de juny serà a Altea, el 15 a València, el 16 a Benicàssim, el 17 a Castelló i del 22 al 27 de juny a Barcelona en espais com L’Antic Teatre o La Raposa. Podreu adquirir el llibre durant les presentacions o descarregar-vos-el gratuïtament a Archive.org.

///CASTELLANO///

‘Vomitorium’: guía cabrona para activistas feministas
Diana J. Torres, autora de Pornoterrorismo, publica ahora Vomitorium, un texto muy personal que, como su nombre sugiere, es un vómito de sus experiencias en los movimientos sociales.

Hablar, ver o leer Diana J. Torres, aka Pornoterrorista, siempre es un placer punzante. Quien la ha leído anteriormente (Pornoterrorismo, Coño Potens, o su blog) sabréis de qué hablamos: en sus obras, sean libros, posts, performances o talleres, aborda cuestiones artísticas, sexuales, de género y activistas desde un lugar radical y duro. Ella es directa y va al grano. Por eso sus libros son esenciales: una mirada pura al feminismo sin politiqueos ni sensiblerías.
En este libro, Torres desgrana las incoherencias y errores del activismo y el feminismo en temas básicos como la afectividad, la sexualidad, las drogas, la alimentación, la forma de ganar dinero o la comunicación.

El libro ha sido autoeditado y llega con poco apoyo institucional y de medios. Pero ha sido hecho desde el amor y muy muy bien acogido en espacios que, como su última criatura, también son autogestionados. Un grito rabioso y al mismo tiempo un hilo de luz “para que todo esto que está podrido y necesita ser cambiado, pueda volver a funcionar (…) Una bella intención de dejar de perpetuar errores del pasado, de tener mejores vidas y mejores relaciones con nuestras luchas políticas”, explica en el kit de prensa que podéis encontrar en su web.

Del libro nos ha cautivado su feministómetro que ataca directamente a aquellas que han hecho del feminismo “más un club exclusivo de socias elitistas que un grupo de personas luchando por la justicia social”; también su cuestionamiento ante actitudes supuestamente incuestionables como son el veganismo, confrontando esta forma de vida supuestamente ética pero que a menudo no tiene en cuenta, por ejemplo, las injusticias sociales que sufren los animales que cultivan los vegetales; y el aplauso más exacerbado a su crítica al ateísmo, un postureo más que institucionalizado y casi nunca cuestionado entre la sociedad progre y de izquierdas. Torres en cambio demuestra que quizás, son más efectivas si también reivindicamos la espiritualidad: “¿Por qué creen que las procesiones de la Virgen del Coño levantan tantas ampollas? Aunque sea sólo a modo de burla el mensaje que transmiten este tipo de actos es que tenemos cierta espiritualidad y que empezaremos a manifestarla, y la verdad es que no hay nada que aterre más a los católicos y a esta especie de Mordor con el que comulgan que el hecho que ciertas divinidades (ellos sólo aciertan a llamarlo “Satán”) estén de nuestra parte”.

La Pornoterrorista demuestra así que traer a la práctica el activismo con armonía y coherencia es una utopía muy tóxica y al mismo tiempo pedir coherencia a los otros nos resulta facilísimo. Lo sabemos: ver montones de paja en el ojo ajeno nos distrae de ver la viga en los nuestros.

La Diana puede parecer, de una, un lanzallamas, por su estilo brusco, pleno de insultos y sus metáforas exageradas e histriónicas. Pero a medida que avanza su discurso, la lectora se dará cuenta que es humilde en el planteamiento y cuidadosa en la documentación. Un libro, como los últimos lo fueron, austero y de cabecera. Una guía, y lo decimos con el corazón caliente en la mano pero también con la cabeza muy fría, que tendría que estar a las mesillas de noche de toda aquella que se considere buena activista. Porque el activismo no se puede desentender de los malos, como los denomina la Diana; ni puede avanzar sin poner en constante cuestionamiento a cada paso; y el más importante, las palabras de Diana recuerdan cómo en pleno siglo XXI, con la tecnología punta al alcance de la mano que nos permitiría más que nunca la unión que hace la fuerza, perdemos el teclado y los dedos que lo usan en confrontaciones varias. En resumen: nuestra lucha “puede estar al servicio de causas mayores que nuestro propio culo”. Amén Diana.

Vomitorium y su madre están de gira estos días por la península: por si queréis escuchar en directo la autora –vale la pena, no os lo penséis!- el 14 de junio estará en Altea, el 15 en Valencia, el 16 en Benicàssim, el 17 en Castelló y del 22 al 27 de junio en Barcelona en espacios como Antic Teatre o La Raposa. Podréis adquirir el libro durante las presentaciones o descargároslo gratuitamente a Archive.org.

Carta abierta a lxs anarcopolicías

/////scroll down for English/////

Hace unos días mi amiga María Basura me escribió contándome unos hechos que no me sorprenden: La banda “queer” de Berlín ha vuelto a pasarse de verga con sus estupideces de lo políticamente correcto. Es algo en lo que tengo experiencia. Esta vez, no obstante ya roza lo criminal. Es por ello que copio acá su “carta abierta”, pues me parece un mensaje importante a tener en cuenta.

Para resumir un poco: María y un compañero (de Sudamérica ambxs) hicieron una performance llamada “Zoológico humano”. En ella posiblemente algunx de lxs dos (o lxs dos) estaban en una jaula como si fueran animales. La hicieron en un declarado espacio anarquista feminista de Berlín. En algún momento de la performance el público les empezó a acusar de racistas y trataron de parar la performance porque obviamente no sabían que estas dos personas vienen del “Coño Sur” y pensaron que estaban haciendo una burla de Sudamérica. El resto lo pueden leer en la carta.

Por favor, no nos transformememos en algo así!!!

http://www.lasbasurasdemaria.blogspot.de/
http://marytrash.tumblr.com/

_______

Zoológicos humanos: Macros y micros fascismos operando hasta el día de hoy.
Sobre lo ocurrido en Kopi (Queer Gala) el 25 de febrero y de como aquellos que no tienen opresiones necesitan inventárselas o cargárselas a otros.

“Esta performance es racista!” Exclaman muy molestos y “tocados” algunas personas del público (Que curioso, las personas afectadas eran todas blancas europeas germanicas) exponiendo como único argumento vital, el hecho de que el color de nuestras pieles es relativamente claro y no responde al imaginario Walt Disney que tienen estas personas con respecto a lo que debe ser unas sudamericanas para ellxs.

Perdidos absolutamente en la imagen de pocahontas intentan invalidar nuestra postura, el trabajo de investigación, el amor, la rabia y el odio que aquellos aberrantes, pero reales sucesos nos generan.

No siendo suficiente ya la discriminación y abuso que recibimos de este sistema eurocentrista, también tenemos que recibirla de parte de anarkopolicias, invalidando nuestras vivencias y visiones , basándose en sus sensibilidades con respecto a esta supremacía moral blanca.

¿De que color debo ser para poder hablar, discutir, expresar, nuestras impresiones sobre los vejámenes del colonialismo?

O es acaso que el ser mestizo es tan deplorable que ni siquiera estamos en la linea cromática política para estas personas blancas (de verdad) europeas que gozan de cientos de privilegios?

Al llamarnos racistas no han hecho otra cosa que demostrar que están infectados de microfascismos y colonialismo, poniendo vuestra moral como ente enjuiciante.

Exponiendo así la ignorancia total con lo que a Abya Yala respecta (Abya Yala, nombre dado por el pueblo Kuna a lo que se conoce mas colonialistamente como America)

Con todo lo que cuesta sacarse de encima los asquerosos prejuicios con los que somos envenenados al comenzar con nuestra educación e inserción en la sociedad, sobre a lo que nuestras raíces indigenas respecta, vienen ustedes a invalidar nuestro empoderamiento.

Somos lxs hijxs bastardxs de la violación sistemática que ha sufrido Abya Yala desde la invasión de los españoles, nos alimentamos con las migajas de lo que queda de vuestros saqueos. No aceptamos bajo ningún punto que nos comparen con ustedes y con sus privilegios solo por tener una tonalidad de piel que no responde a sus imaginarios sobre lo que somos los sudamericanxs.

Zoológicos Humanos no ha sido solo un parto gigantesco, sino mas bien un aborto a toda la educación colonialista que recibimos gracias a santillana y todos los libros de historia provenientes de Europa, donde temas tan cruciales como este han sido absolutamente obviados.

Nos anteceden sangres indigenas y colonialistas, por eso somos mestizos y es nuestro derecho y solo nuestro, de empoderarnos de las historias de aquellos que ya no pueden hablar porque han sido exterminados o a aquellos cuya opresión es tan grande que, ciertamente, para ellxs la representación escénica no es prioridad.

No se dan cuenta acaso que solo reproducen aquello que dicen odiar al intentar boicotear nuestro trabajo (trabajo que no tiene remuneración económica)?

O es que yo, sudaka, debo cuidar la manera en que me planto el escenario para no herir la sensibilidad de un culo blanco? Pues no, repudio vuestra falta de reflexión no vamos a dejar de hacer esta performance ni a cambiarla para dejar de incomodarles, porque no estoy aquí para divertirles.

Saben ustedes, jueces morales, la cantidad de gente mestiza que se caga de hambre o que pierden la vida trabajando para pagar altos precios, solo por el solo hecho de existir y para poder sostener sus sistemas de comodidad europea? Sabían que en Chile en nuestras escuelas, casas, medios de comunicación se trata al nativo como a un terrorista, que el lenguaje que se nos fue impuesto fue el español y que perdimos la maravillosa oportunidad de aprender desde la tierna infancia estas exquisitas lenguas y culturas provenientes de las tierras donde nacimos?

Para llegar hasta aquí debí pasar por humillantes procesos en los cuales me pidieron desde exámenes médicos que comprobaran que no tenia ninguna enfermedad infecto contagiosa con la cual enfermar a ningún buen europeo. (paradójico no?) e infinidad de papeles que demostraran a través de medios económicos que era “alguien”

Una vez aquí esto no para, pase a ser ilegal, la infinidad de tramites no cesa y es que casi hay que agradecer cuando te conceden el permiso para transitar por estas tierras.

Y no contentos con todo lo que he de pasar, aun hay gente, diciéndose profeministas, libertarios pensantes y anarkistas, que centran el debate en el color de nuestras pieles, extremando todo a blanco y negro y aniquilando así toda la gama de grises que existimos entre medio, sin siquiera informarse del contexto, intentando censurar e ilegitimar nuestros discursos.

Como me dijo un buen amigo, somos racializadas porque nuestra raza es una mezcla que opera en conjunto con otras dinámicas de opresión… No, no somos como ustedes, operando, viviendo y enjuiciando con miles de privilegios del ¨primer mundo¨siendo nativos de esta zona y blancos (blancos de verdad)

En este ¨primer mundo¨es mucho mas fácil andar de anarquista, ser okupa, activista y comer prácticamente gratis productos de buena calidad. Es muy fácil soltar la lengua e inventar opresiones.

No quiero vivir en un mundo donde el pensamiento político y anarquista se desarrolle en un escenario de juicio casi circense, donde se llega hasta cuestionar la desnudes de los cuerpos.

(sabemos que la ropa se les fue impuesta a los indigenas ? Sabemos que vivimos bajo colonizaciones corporales donde lo que menos tenemos empoderado es nuestros propios cuerpos?) Nos tapa de ropas el frio y el cristianismo.

No quiero anarkopolicias enjuiciando las intensiones de alguien cuyo único afán es exponer la brutal historia a través de la representación escénica y que quiten peso al hecho central que fue el rapto y violación de miles de nativos provenientes de Abya Yala, Africa y Asia.

Me apena que pierdan energía e intelecto enjuiciando y batallando con el enemigo equivocado, cuando es claro que el real enemigo esta haciendo parques de diversiones en sus cabezas.

Espero de todo corazón que quemen sus prejuicios y privilegios morales, maten a sus policías internos, a esos anarkomotalistas, suiciden-se y nazcan de nuevo y sobre todo, enfoquen la lucha al lado correcto.

Orgullosa de mi cara y corazón de llama y empoderada de todos los espíritus del altiplano de Abya Yala, les desea una prospera muerte y una pronta resurrección.

Maria Basura (Basura antes que Maria)

pd: agradezco profundamente a lxs técnicxs de la fiesta que no permitieron que estas personas cortaran la música y el video de nuestra performance.

//////English/////

Human Zoos: Macro and micro fascisms working until today.

On what happened in Kopi (Queer Gala) on February 25th and on how those who carry no oppressions need to make them up or thrust them upon others.

‘This performance is racist!’ Some people in the audience cry out, very upset and “moved” (funny, those affected were all white European Germanic people) exposing as their only vital argument, the fact that the colour of our skins is relatively light and does not respond to the Walt Disney imaginary these people have regarding what a South American person must be and look like, to them.
Absolutely lost in the likeness of Pocahontas, they try to invalidate our position, research work, love, anger and hatred, which those abhorrent, but true events raise in us.
The discrimination and abuse that we get from this Eurocentric system seemingly not enough, we must also get it from Anarchopolice, invalidating our experiences and visions, based on their sensitivities regarding this white moral supremacy.
What colour should we be in order to talk, discuss, express our views on the humiliations of colonialism?
Or is it that the mestizo being is so deplorable that we are not even considered within the chromatic political chart for these European white people (actually white) who enjoy hundreds of privileges?
By calling us racists, you have done nothing except proving that you are infected by microfascisms and colonialism, placing your morals as a judging actor.
You thus expose your absolute ignorance in regards to Abya Yala (Abya Yala, the name given by the Kuna people to what is better known, colonially, as America ).
Taking into account that it is hard work to leave behind the filthy prejudices with which we are poisoned when we begin our education and integration into society, regarding our indigenous roots, you come to invalidate our empowerment.
We are the bastard children of the systematic rape inflicted on Abya Yala since the Spanish invasion, we are fed from the leftovers of your looting. Under no circumstance we accept being compared to you and your privileges, just because our skin tone does not answer to your imaginaries on what we, South Americans, are supposed to look like.
Human Zoos has not only meant going into a gigantic labour, but rather an abortion of all the colonialist education we got thanks all the History books coming from Europe, where key topics like this have been completely avoided.
We are shaped by indigenous and colonialist blood, that is why we are mestizo and it is our right, and our right only, to become empowered by the histories of those who are not able to speak anymore, because they have been exterminated, or those on whom oppression is so great that indeed stage performance is not their priority.
Is it that you do not realise that you are only reproducing that which you assert to hate as you try to boycott our work (work with no monetary compensation)?
Or is it that I, a Sudaka, should be careful with the way I stand on stage not to hurt the sensitivity of a white ass? Well, no, I reject your lack of reflection. We will not stop presenting this performance or change it to stop making you uncomfortable, because I am not here to entertain you.
Do you, moral judges, know the number of mestizo people who starve or waste their lives working to pay high prices, only because they exist and to be able to sustain your European comfort systems? Did you know that in Chile, in our schools, homes, media, the native is considered a terrorist? That the language imposed on us was Spanish, losing the wonderful opportunity to learn since innocent childhood these exquisite languages and cultures belonging to the lands where we were born?
In order to be here, I had to go through humiliating processes in which I was even asked for medical tests to prove I did not have any infectious contagious disease through which I could make a good European ill (ironic, isn’t it?), as well as endless documents showing through economic means, that I was “somebody”.
Once here this does not stop, I became an illegal alien, the infinite immigration proceedings do not cease and it is almost like you have to offer thanks when given the permission to walk these lands.
And, not happy with everything I must endure, there are still people, calling themselves profeminists, thinking libertarians and anarchists, who pinpoint the debate on the colour of our skins, taking everything to white and black extremes, thus annihilating all of us who exist within the range of greys in between, not even informing themselves on the context, intending to censor and outlaw our discourses.
As a good friend said to me, we are racialised because our race is a mixture operating along with other oppression dynamics…. No, we are not like you, functioning, living, and judging through thousands of “First World” privileges, being natives from this area, as well as white (actually white).
In this “First World” it is very so easy to pose as an anarchist, becoming a squatter, an activist, and eating good quality products practically for free. It is very easy to let loose your tongue and conjure oppressions out of thin air.
I don’t want to live in a world where political and anarchist thinking is developed in a judgmental scenario which is almost circus-like, where even the nudity of bodies is questioned. (Do we know that clothes were imposed to indigenes? Do we know that we live under bodily colonizations where the least empowered thing we have are our own bodies?) We are covered under clothes by the cold and Christendom.
I don’t want Anarchopolice individuals judging the intentions of someone whose only desire is to expose brutal history through stage representation, and who play down the central fact of the abduction and rape of thousands of natives coming from Abya Yala, Africa, and Asia.
It saddens me to see them waste energy and intelligence judging and fighting against the wrong enemy, when it is clear that the real enemy is making amusement parks in their heads.
I hope with all my heart that they are able to burn their moral prejudices and privileges, kill their inner police, those anarchomoralists, suicide their selves and be born again, and, above all, focus the fight on the correct side.
Proud of my llama face and heart, and empowered from all the Abya Yala spirits of the High Plains, and wishing you a prosperous death and swift resurrection,

Maria Basura- Mary Trash (Trash before Mary)

Pd: I deeply thank all the party technicians, who didn’t allow these people to plug off our performance music and video feeds.

http://www.lasbasurasdemaria.blogspot.de/
http://marytrash.tumblr.com/

February 27th, Berlin, Germany.

Coño Potens en descarga libre y gratuita

NOTA: Si deseas asistir a alguno de los talleres prácticos escribe a pornoterrorismo@gmail.com para obtener toda la info y el modo de inscripción. Siguiente taller 17 DE SEPTIEMBRE SÁBADO, DF, de 12 a 5pm.

NOTA A LA EDICIÓN DIGITAL de Coño Potens/Pucha Potens

La motivación principal que me llevó a escribir este libro fue la necesidad de difundir la información que durante años fui recabando sobre el tema de la eyaculación de los coños. Porque realmente sí es algo necesario. El silencio no se combate con más silencio o privatizando los saberes como si de armas de destrucción masiva se tratasen (aunque algunos, como estos que van a leer en las páginas que siguen, se comporten como tales). Aventar este libro completo a la red de forma libre y gratuita es parte de esa estrategia de difusión que considero tan importante.
Hoy, ocho de marzo de 2016 se cumple un año exacto desde que el libro salió del cálido horno de la editorial Txalaparta. Por eso quiero que también hoy, en un día que significa tantas cosas para la lucha feminista, mi lucha, el texto sea accesible a todas las personas que quieran leerlo.
Este libro, su escritura y el proceso de investigación, las giras de presentaciones (mi maleta pesada y yo traemos más de 10.000 kilómetros recorridos, más de 30 ciudades y seguimos), las inmensas dificultades para poder publicarlo en papel en México de forma autónoma y autogestionada (¡viva Papayita Ediciones!), todo lo que lo rodea es probablemente uno de los mejores viajes que he emprendido en mi vida. Es profundamente gratificante saber que estoy haciendo algo positivo por personas afines que, al igual que todxs nosotrxs, tienen muchas heridas que sanar por causa de este patriarcado atroz que nos niega la posibilidad de ser dueñxs de nuestrxs cuerpos y que se revuelve como fiera herida cuando conseguimos aprender a usar el poder que reside en nuestras sexualidades.
Mi mayor premio por las horas empleadas en todo el proceso, por todo el esfuerzo que supone escribir un libro como este desde la precariedad, es sin duda la respuesta de quienes lo leen. Desde que salió hace un año he recibido cientos de emails y mensajes de gratitud de personas que encontraron en estas letras una información relevante para sus vidas, para hacerlas mejores, una información con el poder suficiente para reconstruir el mapa de nuestros cuerpos mutilados por el maldito bisturí ideológico de las sociedades que habitamos, una información, al fin, útil.
Para mí el feminismo no es más que algo útil, nunca lo entendí como un negocio, ni como una forma de alimentar el ego, ni como algo intelectual que deviene en teorías que sólo pueden comprender unxs pocxs privilegiadxs. El feminismo que yo practico es una herramienta de supervivencia, una trinchera donde poder ser felices a pesar de todo, y este libro es mi humilde intento de ser útil para quienes de un modo u otro comparten conmigo las opresiones derivadas de vivir en este mundo de mierda.
Lxs invito desde acá a imprimirlo, fotocopiarlo, incluirlo en sus bibliotecas, enviarlo a todxs sus contactos, darle la máxima difusión posible. Léanlo primero, así es más posible que se les contagie esta imperiosa necesidad de que se sepa el crimen atroz que se ha cometido con nuestros cuerpos y sexualidades y que quieran formar parte activa de esta batalla.
Yo ya no puedo hacer más de lo que hago, así que acá lo dejo, queda en sus manos.

Salud compañerxs,
Diana J. Torres
Ciudad de México, 8 de marzo de 2016.

Enlace de descarga en PDF >>> CLIC ACÁ

Enlace de descarga en EPUB >>> CLIC ACÁ

Bueno, y para lxs fetichistas del papel (y también para quienes quieran contribuir con dos editoriales independientes muy estupendas:

– Libro en Papel en Península Ibérica: CLIC ACÁ

– Libro en Papel en México: CLIC ACÁ

Ilustración de magnafranse http://magnafranse.tumblr.com

Mujer, ¿qué mujer?

En febrero de este año me escribieron de la revista Flint de Puebla haciéndome una propuesta: escribir el artículo central de la edición siguiente cuyo tema iba a ser “Mujer”. Carta blanca y total libertad para decir lo que quisiera con la única condición de no sobrepasar las dos cuartillas de word. Y pues estuvo bien cabrón escribirlo, me costó mucho, por dos motivos: 1) pedirle a alguien como yo que escriba algo en torno a “la mujer” es como pedirle a cualquier persona que escriba algo sobre “el mundo”; 2) ¿qué coño pinta una española contando en una revista mexicana cualquier cosa sobre “mujer”?.

Esto es lo que me salió después de un proceso muy loco que me llevó a cuestionarme muchas cosas importantes. Creo que hoy, 12 de octubre, es el día preciso para hacer público este artículo y para mostrar el profundo agradecimiento y respeto que siento por este lugar que habito y las personas que cada día me enseñan, con mayor o menor sutileza, que ser española en México implica tener que hacerse cargo, y escuchar y callar, y pensar mucho.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

¿Qué mujer?

Se suponía que aquí tenía que escribir un texto sobre “la mujer”. Empecé a escribirlo y lo borré quinientas veces. Mi cerebro está tan contaminado por “las cuestiones queer” que ya no soy capaz de hablar con seguridad sobre algo que para una feminista como yo debería estar más claro que el agua.
La verdad es, que a ratos, “mujer” ya no significa nada, salvo quizás una categoría que decidí usar como posicionamiento político, porque en un mundo tan jodidamente machista, autodenominarme mujer, antes que cualquier otra cosa, es un ejercicio de vital importancia.

El texto me cuesta porque desde mi corrupta mente, mi mente de persona europea, güera y privilegiada, hay ciertas categorías que se me antojan hasta primitivas. Y mi idea era soltar en estas líneas un discurso de mierda sobre lo ridículos que me parecen los géneros binarios, sobre la necesidad de destruir las cárceles de lo nombrado, sobre la falacia de la mera existencia de “hombres” y “mujeres”.

Pero de pronto una se sitúa y piensa ¿para quién escribo? ¿desde dónde escribo? Entonces me asalta Juárez y sus miles de mujeres fantasma recorriendo el asfalto, me viene a gritar “pendeja” a la cara la voz de las 1.500 mujeres violadas el año pasado sólo en DF, me cruza la cara de un guantazo el caso de Yakiri o el de Claudia Rodríguez o los de las miles que no pudieron defenderse y murieron asesinadas y torturadas por ser mujeres. Y mi mente se queda en blanco. ¿Quién soy yo para escribir sobre mujeres en una publicación mexicana?

Muchas cuestiones que consideré ciertas cuando aún no vivía en México se desmoronaron completamente cuando llegué acá. Mis herramientas de feminista queer, pro-sex quedaron oxidadas por lo inútil de su uso, mis armas de deconstrucción masiva se me atoraron en la realidad cotidiana. Y no es que no sea capaz de ver con los mismos ojos críticos, en muchos sentidos mi disconformidad no entiende de fronteras. Lo que sucede es que no me siento legitimada ni cómoda (posiblemente porque no lo estoy) para hablar de lo que no conozco. Porque yo aún no sé lo que significa ser mujer, ni en mi pueblo ni en México.

Entonces, para poder seguir siendo útil con mi lucha, para poder seguir siendo feminista, a pesar de este desplazamiento tremendo que supone cambiar de continente, trato de refugiarme en las cosas que sí tienen sentido tanto en un lado del mundo como en otro: que ser mujer no es únicamente una cuestión de lo que traemos entre las piernas sino de opresiones.
El feminicidio sucede en todas partes, en España fueron 102 muertas a manos de sus maridos en 2014 y ya sé que esta cifra les sonará ridícula, una cuestión de contextos, pero eran vidas igual.
A las mujeres que no encajamos en la categoría (porque somos raras, porque tenemos “demasiada” testosterona, porque no somos heterosexuales, porque no queremos adaptarnos a lo que se esperaba de nosotras) nos joden, con mayor o menor intensidad, en cualquier lugar.
A las mujeres transexuales y transgénero, a las mujeres indígenas, a las que no tienen ni dinero ni casa ni comida, la sociedad las basurea por igual y son el segmento de la población femenina que más duramente sufre la violencia social, no sólo la violencia machista, sino también la de clase, la invisivilización de los mass media y la amplia colección de violencias que se cobijan bajo el ala maloliente del capitalismo. Interseccionalidad le llaman a esto (yo aún no sé si lo entiendo bien) porque en muchos aspectos es bastante más mujer una marica indígena que una blanca gringa heterosexual clase media.

A mí se me había olvidado un poco que SOY mujer, desde el privilegio de poder elegir dejar de serlo a ratos, desde la ventaja, de hecho, de tenerlo fácil para ni siquiera parecer una. El dulce veneno de ideas como que el género es una construcción social o de que “una mujer no nace, sino que se hace” invadió mi organismo para liberarme de un chingo de patrañas que había asumido como verdades desde pequeña. Me resultó muy útil a la hora de construir mi identidad dejar de pensarme como mujer (porque nunca encajé bien ahí) para pasar a hacerlo como sujeto disidente de la feminidad, de la heterosexualidad, de la propia categoría en sí misma. No digo que estas ideas no puedan ser útiles en México, pero es clave no perder de vista los contextos a los que las aplicamos, pues en algunos de ellos es rabiosamente necesario seguir siendo mujeres y seguir nombrándonos como tales. Rechazar los colonialismos ideológicos como forma de proteger las luchas, especialmente la feminista, porque de un tiempo a esta parte parece que cualquiera con una posición de poder dentro de las academias o de los feminismos institucionales pudiera dictar las reglas de un juego que para ellas es una mera abstracción y que para otras es cosa de vida o muerte.

En este punto de mi vida considero necesario reinstalarme en ser mujer, dentro de todas las contradicciones que ello supone para mí, aunque quede bien chueca en el molde, aunque me aprieten hasta marcarme la piel las costuras. Y no decido serlo por el hecho de tener pucha, lo soy porque a donde quiera que vaya cargo las heridas que el patriarcado causa a toda traidora. Yo he traicionado profundamente a este sistema, allá o acá soy una desertora de la normalidad. Eso es lo que me hace mujer: las heridas, las opresiones, la rabia. Y eso es justamente lo que tenemos en común yo y las mujeres desclasadas, las trans, las maricas, las monstruas, las desviadas de acá. Heridas, opresiones y mucha rabia.

Y mientras algunas, en el lado “nice” del océano Atlántico, en eso que muy entre comillas se podría llamar la primermundista Europa, se dedican a juguetear con las categorías de género y a deshacerse de ellas, y a dejar de ser mujeres (esto hice yo también mucho tiempo), a una nena de quince años la levantan en cualquier calle de México, la violan, le arrancan la cara y la dejan tirada en un vertedero por el único, sólo y exclusivo hecho de SER mujer.

Creo que escribo este texto para decir gracias, o algo así.

vingança tupinambá

Há uma semana cheguei no Brasil. Não tinha outra expectativa que não a de encontrar pessoas muito queridas do cone sul que ou bem havia muito tempo que eu não encontrava cara a cara ou que jamais havia encontrado fisicamente mas que fazem parte da minha família cósmica. É muito lindo chegar a um lugar novo sem expectativas, com os poros abertos a qualquer coisa. Isto sempre tras surpresas.

Uma dor aguda no lado direito do corpo, perto da costela. Pensa-se sempre no pior. As bruxas daqui me contaram que Tupinambá não é uma marca de café espanhol, preparamos uma vingança, o inimigo é o colonialismo. Enquanto isso, no meu ventre, se arma a confusão. Faço a performance mais dolorosa da minha história, ao final me dobro e não é um gesto impostadamente teatral, meu apêndice começa a performance da sua vida também. E é mais rude que eu.

Noite de vômitos e febre, depois, 5 dias de hospital público e gratuito. A vergonha de ser espanhola em um lugar aonde me salvam a vida profissionais amorosxs porque a saúde, efetivamente, é um direito universal. Se há uma forma rápida, eficaz e certeira de conhecer a alma de um lugar é passando alguns dias internada em seus hospitais e, nos 5 dias que passei eu aprendi muitas coisas sobre minha própria alma também, algumas ainda não se revelam em grafias nem pensamentos verbais, fluem por minhas veias junto com o coquetel químico que trabalha para minha cura. A morte propriamente (essa que realmente poderia ter acontecido) não passeia perto de mim, nem sua ideia, nem sua sombra. Assumo como triunfo que já se trata de um monstro do passado.

Anestesia geral, apocalipse astral em minhas sinapses, palácios de vidro colorido e raios do negro mais escuro no canto dos olhos enquanto avanço rindo a gargalhadas por um túnel. Penso “isto deve ser o que algumas pessoas chamam Deus”, estou presenciando a raiz de todo os males do mundo: o mal entendido da química cerebral. Contagio com minha risada um dos cirurgiões, é o último que vejo, seu rosto contraído.

Despertar. Olhar meu corpo mais ou menos de fora. Tenho três furos na barriga, dois feitos pelo metal do bisturi e um antigo, o que me fez a vida ao me trazer aqui. Parece que pelo umbigo saiu o apêndice de mim e aí concluiu seu show (me contenho para não fazer piadas sobre o ego performero).

À senhora da cama ao lado, aquela que lhe estavam apenas prolongando a agonia (mas com muito amor por parte de suas filhas), todo o tempo me dava vontade de sufocá-la com o travesseiro ao cair da noite e também dar-lhe um último orgasmo, obviamente, não nessa ordem.

Um dos seres amorosos que estava me cuidando me trás um caderno e uma caneta. Escrevo. Escrevo.

Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Escrevo. Vou enchendo páginas e mais páginas enquanto batalho com o cateter que levo na mão para que me deixe ver o baile frenético da tinta. Uma enfermeira me observa. Volta com um cateter novo. Me retira o da direita, me instala o novo na esquerda. Me dá uma palmadinha nas costas e se vai.

Nunca ninguém me tinha tirado sangue sem me deixar um roxo enorme no braço porque minhas veias deixam-se ver mas são difíceis de se pegar com a agulha. Nestes 5 dias passei por esse processo como umas 15 vezes. Surpreendida, comento a uma das enfermeiras e ela me olha e ri. Pelo jeito, nesta cidade, que tem a maior população negra fora da África, as veias se encontram com o tato, não com a visão. Inaptidão branca e nossa obsessão pelo visual em modo de metáfora de sangue. A vingança Tupinambá na ponta de cada agulha.

Tupinambá e os ensinamentos a hóstias. Algumas tão valiosas que já não desejo a morte aos meus inimigos, apenas lhes desejo uma larga temporada em um hospital, mas não em um brasileiro, um espanhol na modalidade “sem papéis”.

Me esvazio da raiva e o olhar com que abri meus olhos ao outro lado do túnel acaricia tudo com suma ternura. O inimigo desapareceu ou se escondeu tão bem que não o vejo. Isso é uma boa imagem de vitória?

Umas mulheres evangélicas entram rezando no quarto que divido com outros 5 corpos. Me colocam um papelzinho diante da minha cara “paz e alegria”. – Aceita a palavra do Senhor? – Pois, claro!, Paz e amor!, lhes digo enquanto faço com as mãos o símbolo feminista e pego o papelzinho bonito, elas também riem, quem sabe pensando que aquela era uma vitória das boas. Uso o papel para marcar as páginas de um livro que também me trouxeram xs compas. Seu título: “Madona&Elvis”.

Os entardeceres de Salvador da Bahia são tão bonitos que as pessoas aplaudem quando o sol se põe” me disseram no primeiro dia, quase que imediatamente depois de aterrissar. Depois de cinco dias e para terminar o primeiro dia do resto da minha vida, tive a honra de comprová-lo. À noite empreendo a investigação do que mais me deixou intranquila em todos esses dias de hospitalização: posso ter orgasmos ou terão trocado algum cabo “por erro” e me fuderam? Sim. Posso.

Tenho um pedaço a menos de corpo mas um pedaço a mais de vida, raivosamente viva, algo que não me habitava antes. Meu apêndice abandonou meu corpo e esse buraco que deixou verterei em um novo arsenal que me converte em outra que é uma eu mais poderosa e melhor. Se eu pudesse eleger entre ter tido essa experiência ou não, a deixaria exatamente como foi, não mudaria nem um instante.

Não tenho uma puta ideia em que me transformei, mas me sinto bem. A vida como fractal, como percurso.

Estou viva. Voltei.

Tradução em português de Lígia Marina

_______________________________________

Post data

Quero agradecer de todo  coração para a equipe Desfazendo Genero cuidando por cima do meu bem-estar em todos os momentos (Leandro Colling, Gilmer, Fernanda, Elder, Tiago), também a las pessoas que participaram minha oficina do pornterrorismo e me ensinou muito, especialmente Matheus Santos, Kleper Gomes, Sara Panamby, Cintia Guedes, Colectivo Coyote, Jota Monstra, Pedro Costa, Raissa e outros (muitos nomes para a minha pobre memória).

También a las personas que vinieron a verme al hospital: Fabi Borges, Juliana Dorneles, Patricia, Raisa, Ángela y Camila Bastos. Y a las que no vinieron pero sé que me tuvieron muy presente, como la querida Susy Shock, que a base de nalgadas me ayudo a ser capaz de terminar la performance.

E eu agradeço especialmente Michelle Mattiuzzi para acolher em sua casa e em sua vida nestes dias de recuperação.

https://cuelindo.wordpress.com/