Mi sexualidad es una creación artística: Liberado!!!

Este increíble documental del que fui parte muestra una parte de las personas que hicimos que Karcelona se convirtiera en esa cosa tan fea llamada “capital europea del postporno”. En realidad lo valioso del docu es que nos puso a pensar profundamente a muchxs que sólo actuábamos, que sólo accionábamos, y hacíamos muchas cosas por el puro institinto marrano (que creo es denominador común en todxs nosotrxs) sin masticar nuestros actos a nivel intelectual en absoluto. Lucía Egaña nos puso en esa tesitura: pensar lo que hacíamos.

Lucía también retrató una parte de nuestras vidas que sin duda hubiera quedado relegada al olvido de las fiestas, las performances y poco más. Un testimonio de un momento de mi/nuestra vida crucial en el que al parecer tuvimos injerencia en la realidad aburrida y mojigata de la sociedad que habitábamos.

Mi sexualidad es una creación artística. Documental ahora liberado para su visionado gratuito on-line. Disfrútenlo!

ACÁ PUEDEN VERLO ONLINE O DESCARGARLO (subtítulos en más de 5 idiomas)

Coño Potens en descarga libre y gratuita

NOTA: Si deseas asistir a alguno de los talleres prácticos escribe a pornoterrorismo@gmail.com para obtener toda la info y el modo de inscripción. Siguiente taller 17 DE SEPTIEMBRE SÁBADO, DF, de 12 a 5pm.

NOTA A LA EDICIÓN DIGITAL de Coño Potens/Pucha Potens

La motivación principal que me llevó a escribir este libro fue la necesidad de difundir la información que durante años fui recabando sobre el tema de la eyaculación de los coños. Porque realmente sí es algo necesario. El silencio no se combate con más silencio o privatizando los saberes como si de armas de destrucción masiva se tratasen (aunque algunos, como estos que van a leer en las páginas que siguen, se comporten como tales). Aventar este libro completo a la red de forma libre y gratuita es parte de esa estrategia de difusión que considero tan importante.
Hoy, ocho de marzo de 2016 se cumple un año exacto desde que el libro salió del cálido horno de la editorial Txalaparta. Por eso quiero que también hoy, en un día que significa tantas cosas para la lucha feminista, mi lucha, el texto sea accesible a todas las personas que quieran leerlo.
Este libro, su escritura y el proceso de investigación, las giras de presentaciones (mi maleta pesada y yo traemos más de 10.000 kilómetros recorridos, más de 30 ciudades y seguimos), las inmensas dificultades para poder publicarlo en papel en México de forma autónoma y autogestionada (¡viva Papayita Ediciones!), todo lo que lo rodea es probablemente uno de los mejores viajes que he emprendido en mi vida. Es profundamente gratificante saber que estoy haciendo algo positivo por personas afines que, al igual que todxs nosotrxs, tienen muchas heridas que sanar por causa de este patriarcado atroz que nos niega la posibilidad de ser dueñxs de nuestrxs cuerpos y que se revuelve como fiera herida cuando conseguimos aprender a usar el poder que reside en nuestras sexualidades.
Mi mayor premio por las horas empleadas en todo el proceso, por todo el esfuerzo que supone escribir un libro como este desde la precariedad, es sin duda la respuesta de quienes lo leen. Desde que salió hace un año he recibido cientos de emails y mensajes de gratitud de personas que encontraron en estas letras una información relevante para sus vidas, para hacerlas mejores, una información con el poder suficiente para reconstruir el mapa de nuestros cuerpos mutilados por el maldito bisturí ideológico de las sociedades que habitamos, una información, al fin, útil.
Para mí el feminismo no es más que algo útil, nunca lo entendí como un negocio, ni como una forma de alimentar el ego, ni como algo intelectual que deviene en teorías que sólo pueden comprender unxs pocxs privilegiadxs. El feminismo que yo practico es una herramienta de supervivencia, una trinchera donde poder ser felices a pesar de todo, y este libro es mi humilde intento de ser útil para quienes de un modo u otro comparten conmigo las opresiones derivadas de vivir en este mundo de mierda.
Lxs invito desde acá a imprimirlo, fotocopiarlo, incluirlo en sus bibliotecas, enviarlo a todxs sus contactos, darle la máxima difusión posible. Léanlo primero, así es más posible que se les contagie esta imperiosa necesidad de que se sepa el crimen atroz que se ha cometido con nuestros cuerpos y sexualidades y que quieran formar parte activa de esta batalla.
Yo ya no puedo hacer más de lo que hago, así que acá lo dejo, queda en sus manos.

Salud compañerxs,
Diana J. Torres
Ciudad de México, 8 de marzo de 2016.

Enlace de descarga en PDF >>> CLIC ACÁ

Enlace de descarga en EPUB >>> CLIC ACÁ

Bueno, y para lxs fetichistas del papel (y también para quienes quieran contribuir con dos editoriales independientes muy estupendas:

– Libro en Papel en Península Ibérica: CLIC ACÁ

– Libro en Papel en México: CLIC ACÁ

Ilustración de magnafranse http://magnafranse.tumblr.com

Respuesta a la carta de Rafael Reig “A las pornógrafas”

Rafael me cae bien porque le gusta la cerveza (y mal porque trabaja en ABC)

Rafael Reig publicó ayer ESTA carta en eldiario.es inspirada por ESTE otro artículo de Elena Cabrera en que en participé. Va dirigida a “las pornógrafas” y obvio pues me he sentido directamente aludida.

Mi respuesta no cabía en los comentarios que eldiario.es deja publicar así que la pongo por aquí, para poder explayarme.

Querido Rafael (disculpa que me tome confianzas pero te leo desde hace tiempo), aquí me ofrezco para contestar algunas de tus preguntas y para rebatir algunas de tus afirmaciones.

Sobre el tema de las ficciones, obviamente las personas que han escrito o que hemos colaborado para escribir este artículo tenemos muy claro que muchas cosas son “ficción”, no necesitamos que se nos explique algo tan básico como eso. El tema es que el porno es una de las ficciones más consumidas como si fuera “la realidad” que existe. Como dato: Las cuestiones pornográficas ocupan el 70% de todo lo que se mueve en la red.

Se trata de una ficción cinematográfica que durante décadas ha estado siendo tomada como “la escuela” del sexo por muchas personas para que otras tantas (incluido el Estado) puedan de ese modo evadir responsabilidades en cuanto a lo que una verdadera educación sexual se refiere. El típico padre que en lugar de explicarle las cosas a sus hijxs deja como quien no quiere la cosa un par de cintas XXX a mano para ahorrarse el trabajo o el típico Estado que censura las cosas subversivas en la pornografía porque no sería “democrático” sencillamente prohibir el porno y porque le conviene que exista con sus limitaciones.

Y el hecho de que la pornografía comercial se plantee a las personas como un material audiovisual representativo de la realidad (casi como un docu de National Geographic) es una de las cosas contra la que muchxs estamos luchando porque se trata simplemente de una forma más de adoctrinamiento por parte del sistema patriarcal. Porque esas “realidades” son por un lado muy frustrantes (nadie folla como se folla en el porno) y por otro se dejan fuera una infinidad de prácticas, géneros y corporalidades, son excluyentes.

Con estas censuras por parte del órgano censor de Reino Unido no se está queriendo proteger a nadie, y mucho menos a lxs menores, se está queriendo evadir la maldita tarea de entregar a lxs adolescentes información auténtica sobre sus cuerpos y su deseo.

Porque efectivamente y como bien dice usted, hablar de las cosas que no son ficción cuesta, y mucho. Cuesta mucho decirles a las niñas que ellas también tienen próstata y pueden eyacular, cuesta mucho decirles a los chicos que su ano es un centro de placer y que no tienen por qué huir de su uso para “ser” más machos, cuesta muchísimo más decirles a las personas que la sola idea de la existencia de categorías rígidas como la de “hombre” o “mujer” estará coartando su libertad para toda la vida. Hablar de lo que no es ficción es algo que en las sociedades que habitamos se ha convertido precisamente en aquello que la sociedad no quiere escuchar.

Y eso es lo que estamos haciendo nosotras: contando la historia desde la no-ficción, tratando de superar las mentiras (ficción no es más que un eufemismo de mentira) contadas de forma sistemática sobre quiénes somos, cómo somos y cómo nos relacionamos. Y nuestra forma de hacerlo es a través del feminismo y de lo que se viene llamando postpornografía (si lo pone en google tendrá, espero, diversión -que no ficción- para rato).

Creo que nuestra labor se merece al menos que le saque usted las comillas, porque no somos pseudo-nada, somos luchadoras sociales que hemos entendido que el sistema capitalista y patriarcal manipula a las personas en general y sus sexualidades en particular. Y la revolución que hemos imaginado no está hecha de ficciones, no la nuestra al menos; está hecha de esas verdades que hieren y que tienen la capacidad de desestabilizar la estructura de poder.

Precisamente lo que intentamos es liberar a la representación de la sexualidad humana de esas ficciones impuestas y entregar un poquito de incómoda verdad a cambio. No es que el postporno no sea una representación, pero al menos en ella se le da visibilidad a cuestiones que el poder quiere ocultar por obvias razones: ¿mujeres que eyaculan?¿hombres sometidos, enculados, hombres que no son hombres? ¿algo más grande que un falo entrando por los orificios? ¿cualquier cosa que no sea el típico mete-saca en la postura del misionero? Somos la peor pesadilla de cualquier censor.

Nosotras estamos aquí para decir que otro porno es posible. Que la respuesta a la mala pornografía no es dejar de hacer pornografía sino hacerla mejor. Que las censuras que giran en torno al cuerpo, al género y a la sexualidad de las personas son parte de una estrategia de control que persiste por siglos y que no es casual jamás que se censuren unas cosas sí y otras no.

Y estoy de acuerdo con usted: la pornografía comercial ni es esperanzadora, ni liberadora, ni educativa, ni nada de nada. Pero esto es así justamente porque los órganos censores de cada país y que son al fin y al cabo los que deciden lo que se puede comercializar y lo que no, están gestionados por hombres amargados, machistas, aburridos y mezquinos. Nosotras protestamos y generamos nuestros propios materiales (que nunca serán “comerciales”) para que eso cambie.

Un saludo cálido,

Diana J. Torres

PD: Por aquí le dejo un enlace a mi libro por si le da por querer saber más sobre lo que pienso. Está en descarga gratuita. https://fasterthanacop.files.wordpress.com/2014/10/pornoterrorismo_diana_j_torres_version_digital.pdf

PPD: ¿Qué le ha pasado a Hotel Kafka?

Yes We Fuck! necesita tu apoyo! needs your support!

//scroll down for English and activate subtitles for the video on CC//

CLIC AQUÍ PARA APOYAR EL PROYECTO

Descripción del proyecto

Yes, we fuck! no es sólo un documental que quiere abordar la sexualidad en personas con diversidad funcional, sino un proyecto donde la gente participa, dialoga y, sobre todo, cuestiona; en el que las redes sociales tienen una importancia fundamental. Además, el proceso de elaboración está sirviendo para tejer alianzas entre diferentes colectivos que trabajan políticamente cuestiones vinculadas al cuerpo y la sexualidad (diversidad funcional, feminismos, transfeminismos, LGBT, queer, intersex, gordxs, entre otrxs).

Historias del documental

El documental nos muestra 6 historias entorno al sexo y a la diversidad funcional, historias reales y diversas donde el sexo se convierte en un arma de placer en pro de los derechos individuales y colectivos de las personas.

-1ª historia; Post-Op
El colectivo Post op, grupo interdisciplinar relacionado con la investigación de género y la post-pornografía, realiza un taller de postporno y diversidad funcional.

-2ª historia; Miriam y Pama
Miriam, persona que va en silla de ruedas, nos abre las puertas de su casa para enseñarnos la historia de amor y sexo con Pama, su pareja, nacido en India.

-3ª historia; Oriol y Linda
Oriol, con un diagnóstico de parálisis cerebral, siempre intenta experimentar cosas nuevas y disfrutar de la vida al máximo. En esta ocasión, a través de internet contacta con Linda, que realiza servicios de BDSM. Lxs dos viven su primera experiencia, Oriol con el BDSM y Linda con una persona con diversidad funcional.

-4ª historia; Mertxe
Mertxe es una persona ciega que toda su vida ha estado interesada en la sexología y en los movimiento feministas. Se entera de un taller que se va a realizar en Madrid sobre la “eyaculación de los coños” y, cómo no, ella tiene que asistir. Allí conocerá a Kani, un chico al que le diagnosticaron sexo femenino en su nacimiento.

-5ª historia; Diversidad intelectual
Un grupo de chicos y chicas con diversidad intelectual hablan entre ellxs sobre sus gustos, prácticas e inquietudes sexuales. Paralelamente, padres y madres nos explican cómo han influido en la vida sexual de sus hijxs.

-6ª historia; ?
La sexta historia del documental aún no está grabada, la hemos abierto a la gente para que nos expliquen su propia historia. Yes, we fuck! quiere ser un proyecto que contribuya a que las personas se empoderen a través de su cuerpo y de su sexualidad, así que esta última historia debe ser la primera de lo que vendrá después del documental: gente que, cámara en mano, se empodera mostrando su propia realidad.

El nacimiento de Yes, we fuck!

Fue en el verano de 2012, en una conversación entre Antonio Centeno y Raúl de la Morena, documentalista autor –entre otras obras- del documental “Editar una vida” (2005). Dicho documental compara la vida en una institución con la vida independiente. Demoledor. Pero igual de demoledor en 2012 que en 2005. Podría volver a estrenarse y seguiría igual de vigente, a pesar del importante avance legislativo de 2006 (Ley de autonomía personal y Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad).

Eso nos hizo pensar que buena parte del bloqueo está en lo no escrito, en un imaginario colectivo que sigue anclado en el pasado, que aún valora la reclusión en instituciones como parte de la solución en lugar de como parte del problema, que aún infantiliza a las personas con diversidad funcional desde la idea de que la biología les hace “naturalmente dependientes”. En semejante escenario sólo cabe alcanzar la dignidad muriéndose (Ramón Sampedro), curándose (Chistopher Reeve) o siendo un héroe (Stephen Hawking) Necesitamos construir un relato social de la diversidad funcional mucho más denso, que rellene los infinitos espacios vacíos entre esta triada de realidades minoritarias y extremas.

Por todo ello, parece clara la necesidad de romper el binomio dependencia-infantilización, términos que se retroalimentan generando un círculo vicioso que hasta ahora se ha mostrado resistente a cualquier avance ideológico y legislativo. De aquí nació la idea de hacer un documental sobre sexualidad y diversidad funcional; “Yes, we fuck!”

Campaña de Obama “Yes, we (can) fuck!”

“Yes, we fuck!” El título, parodia de la famosa campaña electoral que dio la presidencia de EEUU a Obama, es una declaración de intenciones; no se trata tanto de describir didácticamente cierta parcela de realidad como de hacer saltar por los aires ese imaginario colectivo que visualiza a las personas con diversidad funcional como seres asexuales. La estrategia para ello pasa por mostrar historias reales con imágenes explícitas que revelen a las personas con diversidad funcional como seres sexuales y sexuados, como cuerpos deseantes y deseables, que rompan la idea de normalidad y nos interpelen sobre cómo entendemos el deseo, el placer y la belleza. Todo esto en un marco de cotidianidad que ayude a conectar la manera de vivir, la libertad personal y la sexualidad. Uno tiene la intuición de que se folla como se vive y se vive como se folla.

Yes, we fuck! más que un documental

Más allá del resultado final, el proceso de elaboración está siendo muy rico desde el punto de vista del activismo social. En el “we” del título nos hemos ido identificando y encontrando diferentes grupos que compartimos el hacer trabajo político sobre y desde el cuerpo (feminismos, transfeminismos, queer, diversidad funcional, activismo gordx…) Y el “fuck” se ha ido complejizando desde la voluntad no de encajar en la norma sino de demolerla y hacer una aportación valiosa a la necesaria transformación de la conceptualización y vivencia de la sexualidad humana en general.


Nuestras Camisetas Yes, we fuck!

Camisetas color azul y amarillo, con tamaños desde la xxl hasta la s

Yes, we fuck! en los medios

Blog Las Horas Muertas
Diario El País
eldiario.es
VICE
DiagonalPeriodico

Fases del Proyecto Yes, we fuck!

Fase 1. Dar a conocer el proyecto en la redes sociales y ámbitos diversos.
Fase 2. Realizar el Documental Yes, we fuck!
Fase 3. Difusión del documental
Fase 4. Consolidarnos como una plataforma para promover la generación de contenido visual y debate en torno a la sexualidad, el cuerpo y las personas con diversidad funcional.

Actualmente nos encontramos en la Fase 2, con previsión de pasar a la Fase 3 en el primer trimestre de 2015.

A qué destinaremos vuestras aportaciones

El dinero se destinará a la producción y postproducción del documental,y a cumplir con éxito las Fases 3 y 4 del proyecto; máxima difusión del proyecto Yes, we fuck!, tanto en festivales audiovisuales como en otros ámbitos de interés.

En la última fase del proyecto, Yes, we fuck! quiere consolidarse como plataforma para ser un contenedor audiovisual y generador de debate en torno al cuerpo, a la sexualidad y a las personas con diversidad funcional.

Calendario previsto

Queremos acabar el documental en el primer trimestre del 2015, y continuar con el proyecto a través de Facebook y de nuestra web por un período de tiempo indefinido.

+ Info

www.yeswefuck.org
Vimeo
Facebook
Twitter
Tumblr

//ENGLISH//

Press on CC to select the English Subtitles

Clic here to donate

Project description

Yes, we fuck! is a documentary that seeks not only to address sexuality in people with functional diversity, but also a project where people participate to communicate their ideas and, above all, question themselves. Social networks are fundamental. The elaboration process is also being useful to establish connections with different groups and collectives that are working on political problematics related to body and sexuality (functional diversity, feminisms, transfeminisms, LGBT, queer, intersex, fat activism, etc.)

Stories

This documentary shows 6 stories about sex and functional diversity. They are real stories where sex becomes a pleasure weapon for the individual and collective people rights.

-1st story: Post-op
The Post Op collective, interdisciplinary group related to gender investigation and post-pornography carries out a workshop on post-porn and functional diversity.

-2nd story; Miriam and Pama
Miriam, a person a wheelchair, opens the doors of her house to show us her love story with her partner Pama, born in India.

-3rd story; Oriol y Linda
Oriol , diagnosed with cerebral palsy, is always trying to explore new things and enjoy life fully. On this occasion, he contacts online with Linda, who offers BDSM services. They both live their first experience: Oriol with BDSM and Linda with a person with functional diversity.

-4th story; Mertxe
Mertxe is a blind person who has been all her life interested in sexuality and in feminist movements. She finds out about a workshop in Madrid on “cunts ejaculation”, and she obviously takes part in it. She meets there Kani, a boy who was diagnosed feminine sex when he was born.

-5th story: intellectual diversity
A group of boys and girls with intellectual diversity talk about their preferences and worries around sexual practices. At the same time, their parents explain how they have influenced on their children’s sexual life.

-6th story; ?
We have not filmed our sixth story yet, it is offered to people who would like to explain their own stories. Yes, we fuck! is a project that contributes people to empower themselves through their body and their sexuality. This last story would be the first one coming after the documentary; people with a hand-held camera empowering themselves: showing their own reality.

Yes, we fuck! origins

It all started in the summer of 2012 from a conversation between Antonio Centeno and Raúl de la Morena, documentary maker and author of the film “Editar una vida” (2005). This documentary compares life in an institution with an independent life. Crushing. It is equally devastating a few years later. It could be released again and still prevail, although there was an important progress in the 2006 law on personal autonomy and disabled people’s rights.).

It made us conclude that a big part of the problematic is related with things which are not presented in a written form, but in a collective imaginary that still remains anchored to the past. An imaginary that still sees the confinement in institutions as a possible solution. An imaginary that makes people with functional diversity more childish, as it still sustains that biology makes them “naturally dependent”. In an scenario such as this, dignity can only be reached by dying (Ramón Sampedro), regaining health (Christopher Reeve) or being a hero (Stephen Hawking).

For all these reasons, it is clear to us the need to break the pairing childish-dependent, terms that turn into a vicious cycle and make impossible any ideological or legal improvements. In this sense came out the idea of filming a documentary on sexuality and functional diversity: “Yes, we fuck!”

Obama’s Campaign “Yes, we (can) fuck!”

“Yes, we fuck!” The title parodies the famous Obama’s campaign that brought him to the White House. It is a declaration of interests: it is not about describing a piece of reality, it is more about blowing up the collective imaginary that visualizes people with functional diversity as non-sexual beings. Our strategy is to show real stories with explicit images that reveal people with functional diversity as sexual beings, as bodies which desire and are desired. We want these images to break our notion of being normal and challenge our ideas on desire, pleasure and beauty. It is all filmed in ordinary moments of our lives to help us understand the way of living, personal freedom and sexuality. Following intuition: you fuck how you live, and you live how you fuck.

Yes, we fuck! more than a documentary

Beyond the final result, the process of elaboration and production is being very rewarding in relation to social activism. The word “we” in the title has been meeting and discovering different groups that have in common our political work on and from our bodies (feminisms, transfeminisms, queer, functional diversity, fat activism) The word “fuck” has become more complex, as the idea was not to fit the norm, but to demolish it and make a valuable contribution to the required transformation of how we represent and experience human sexuality.


Our T-shirts Yes, we fuck!

Blue and yellow T-shirts, Size: xxl, xl, l, m, s.

Yes, we fuck! in the media

Blog Las Horas Muertas
Diario El País
eldiario.es
VICE
DiagonalPeriodico

Project Steps Yes, we Fuck!

Step 1. Spread the word about our project in social networks
Step 2. Film the documentary Yes, we fuck!
Step 3. Broadcasting and media campaign.
Step 4. Consolidate ourselves as a platform to promote the creation of visual contents and discussions on sexuality, body and people with functional diversity.

We are right now in Step 2, and we expect to reach Step 3 in the first quarter 2015.

What are your contributions for?

Your contributions will help with the production and postproduction of the documentary, and to succeed in the two final steps of our project with a big media campaign in audiovisual festivals and other places of interest.
In the final stage of our project, Yes we fuck! wants to consolidate as a platform to promote the creation of visual contents and discussions on sexuality, body and people with functional diversity.

Expected Schedule

We have planned to finish the documentary in the first quarter 2015, and then continue with our project in Facebook and in our website.

+ Info

www.yeswefuck.org
Vimeo
Facebook
Twitter
Tumblr