Putas mexicanas revolucionarias

Cuando llegué a este país hace tres años yo era muy imbécil en muchos sentidos (lo sigo siendo en muchos otros que no vienen al caso). Uno de ellos era que el hecho de saber que la prostitución es una profesión en muchos sentidos revolucionaria me andaba nublando la vista con la parte oscura de la profesión: la trata. Y pues cuando una llega a un lugar donde la gran mayoría de las mujeres que se dedican a esto son en realidad esclavas de los cárteles y las mafias y que no es que se dediquen sino que no les queda de otra, se le pasa de inmediato esta imbecilidad y abre mucho las orejas para escuchar y el corazón para comprender.

Por eso me dio mucho gusto, pero mucho mucho, la noticia de que una de las más importantes y poderosas revoluciones contra el gobierno, posteriores a “la REVOLUCIÓN”, fue iniciada y planeada por PUTAS. Y estas Señoras eran llamadas LAS HORIZONTALES DE GUERRERO. Las horizontales!!!! De inmediato sentí una conexión kármica y mística con ellas y su historia pues cuando intenté montar un tinglao de prostitución de mujeres para mujeres lo primero que me vino a la mente fue el nombre de MUJERES HORIZONTALES, pues es así como solemos coger en estas sociedades extrañas en las que todo lo rico (menos bailar) lo hacemos o tumbadxs o sentadxs. Sobre ese proyecto fallido de prostitución de mujeres para mujeres ya digo todo lo que tuve que decir en mi libro. El caso es que me encuentro con estas Horizontales de Guerrero y aquí les va su historia:

“La noche del 6 de marzo de 1922, las prostitutas del puerto de Veracruz popularmente conocidas como “las horizontales de Guerrero”, amenazaron con quemar en la vía pública las sillas, las camas y los colchones sobre los que trabajaban, en señal de protesta por las elevadísimas rentas que debían pagar a los propietarios de los patios de vecindad que les alquilaban las pocilgas donde vivían. Alarmada la policía corrió hasta la zona de fuego para impedir la quemazón”

“Pero volviendo a la problemática de las “horizontales de Guerrero” con sus caseros, éstas tras no recibir una respuesta satisfactoria a sus demandas de parte del alcalde y de los propietarios, el 6 de marzo de 1922 anunciaron públicamente su determinación de ponerse de huelga dejando de pagar las altas rentas hasta que éstas no fuesen disminuidas al equivalente del 20% sobre el valor catastral. Al tiempo que la meretriz María González envió al presidente de la República, Álvaro Obregón, un telegrama para enterarlo de la explotación de la que eran víctimas. Según ella, la respuesta del presidente fue: “que ya las autoridades dictaron órdenes para la aprehensión de esos individuos que viven explotándolas”.

“La noticia de esos acontecimientos corrió como reguero de pólvora y pronto miles se sumaron al boicot del pago de alquileres. Trabajadores que habitaban en patios de vecindad con San Salvador, La Isabelita en la calle Guerrero, La Veguita en la calle Progreso (…) se unieron a la lucha. A finales de mayo de 1922, treinta mil inquilinos de más de 100 patios de vecindad no pagaban renta”

“Días después de declararse en huelga, el domingo 12 de mayo por la noche se efectuó la primera gran manifestación del movimiento inquilinario que abrió con un concurridísimo mitin en el que Herón Proal, líder del sindicato, pronunció un discurso desde uno de los balcones del Hotel Diligencias acompañado de Porfirio Sosa y de la oradora comunista Juana Ruiz. Después, la multitud portando banderas rojas avanzó lanzando consignas y arengas como “Estoy en huelga y no pago renta” y así recorrió varias calles de la ciudad”.

“Casi al final, llegaron a la zona de tolerancia en la calle Guerrero. Las meretrices se aglomeraron en torno de los manifestantes y comenzó Proal un discurso en el que se dirigió exclusivamente a ellas, llamándolas “verdaderas heroínas” al reconocerles ser las primeras en decretar la huelga e iniciar el movimiento. Así lo reprodujo el periódico: “Ustedes, merecen un voto de confianza del comité de huelga y de todos los habitantes de Veracruz, porque fueron las primeras en decretar la huelga que hoy ha tomado proporciones gigantescas. Ustedes en realidad verdaderas heroínas, por haber puesto la primera piedra de este edificio gigantesco que hemos ahora levantado. Son las iniciadoras y por lo tanto merecen un estrechísimo abrazo de confraternidad. El sindicado rojo de inquilinos les abre sus brazos y les llama con todo cariño SUS QUERIDAS HERMANAS”.

“El reportero que relató este hecho destacó que “la palabra hermanas causó risa ante el auditorio, por lo que Proal les reprendió “Sí señores, y no se rían, estas pobres y despreciadas mujeres, no solamente son nuestras compañeras, sino que también son nuestras hermanas porque analizando las cosas, resulta que ellas son de carne y hueso como nosotros, y no hay motivo de excluirlas de la hermandad, tanto más, que son carne de explotación de los burgueses”.

Y pues si quieren saber más sobre cómo estaba el pedo con las mujeres en general en Veracruz en los años 20-30-40 les recomiendo mucho la lectura del libro Mujeres en la Historia de la ciudad de Veracruz – Primera mitad del siglo XX  de Adriana Gil Maroño y Mª Luisa González Maroño.

Yo hacía mucho que no me encontraba una joya semejante.

 

la ausencia como síntoma de presencia

4 años. Wow. el tiempo pasa deprisa cuando no se lo arrastra penosamente. podrían ser 10 o 20 y la sensación sería la misma.

este año no quería escribir nada hoy porque desde que recuperé (más o menos) mi memoria, desde que aprendí a extrañar sin desgarro, a comprender la ausencia como un síntoma de presencia (no se extraña lo que no existe), en realidad el 26 de abril, como día, perdió un poco de sentido.

ya no cargo con más cenizas y pienso en Patri mínimo una vez al día, como la gente religiosa ha de pensar en dios o lxs politoxicómanxs “desenganchados” en el caballo. generalmente sonrío. también es así con Javier.

tengo la impresión de que cuando se nos acumulan lxs muertxs pierden protagonismo, individualismo, y son, simplemente, esa buena gente que pasó por la vida de una para hacerla mejor y que desde su muerte (aquí la muerte como lugar, no como tiempo) arman un altar que entrega mucha seguridad. Patri y Javier son ahora mis guardaespaldas, es una posición mucho mejor que la de mis cadáveres.

La Patri también viene a la mani del 4F

Ya preparada para llegar mañana a Karcelona. Bueno, preparada no sé, pero sí muy feliz y muy excitada con todo lo que va a suceder  y con el ya casi abrazo de las personas a las que tanto amo y pienso.

Estoy especialmente prendida con la manifestación del miércoles 4 de febrero. Se cumplirán 9 años desde que sucedió todo, a veces me parece que fue ayer…

Para hacer que Patri esté presente de algún modo llevaré parte de sus cenizas para hacer un brebaje y así conjurar las energías de lxs presentes y ausentes. Un ritual de protección, sanación y venganza (como decía en mi anterior post). También se montará un puesto para cortarnos todxs el pelo a cuadritos (para esto, ven a la plaza universitat a las 6). Es muy triste tener que llevar los restos de la compa a una mani como si fuera cocaína, en una bolsita de plástico hermética, pero sería más triste que este acto de brujería colectiva no surtiera efecto y creo que sus cenizas son un elemento muy poderoso.

ACÁ dejo el evento de fachabook con  el comunicado y toda la info de la mani. Os pido que invitéis a todxs vuestrxs amigxs de Karcelona y alrededores y que hagáis la máxima difusión. Creo que por una vez en una mani del 4F no seremos las mismas de siempre y eso me emociona.

Para quienes no tenéis fachabook podéis leer el comunicado sobre la mani ACÁ  y también difundirlo por las redes que queráis.

Será memorable, no os lo perdáis, necesitamos todo el apoyo, no sólo por el caso 4F sino por la infinidad de casos más que hay que también quedaron sin resolver de manera justa.

El sistema está podrido, salgamos a la calle para dejar bien claro que no acordamos con su existencia.

Burbujas de confort explotando por doquier

“todo lo que siempre necesité saber sobre el Islam, lo aprendí en el 11S”

¿En serio somos capaces de creernos que detrás de lo de Charlie Hebdo están grupos radicales islámicos? ¿En serio somos tan idiotas para pensar que dos personas (una llevando una palestina, una palestina!!!) a plena luz del día en París, que tiene cámaras hasta bajo las alcantarillas, puedan bajarse de un carro, disparar a bocajarro, cargarse a 12 personas y salir tan panchos?

Nos lo creemos igual que nos creímos en su día una gran mayoría que era posible que dos aviones de pasajeros entraran en el espacio aéreo de una de las ciudades más protegidas militarmente del mundo, estamparse en dos torres simbólicas del capitalismo, matar a miles de personas y todo ello culpa culpita de los islámicos radicales.

Supongo que estas situaciones que rozan unos surrealismos indigeribles por el cerebro humano (blanco occidental urbano) siempre encuentran respuestas más cómodas cuando nos convencemos de que han sido esos salvajes que quieren reconquistar el mundo con su religión, ponerles velo a todas las tías, y formarnos a todxs cara a la meca a rezar 5 veces al día. Es más fácil eso para nuestras mentes que pensar que nuestros gobiernos, la gente a la que creemos haber elegido democráticamente, están comandados por psicópatas cocainómanos que se gastan el dinero de nuestros impuestos en pagar sicarios para armar el show que más les conviene para sus políticas racistas, colonialistas y capitalistas, sin importarles una mierda la vida de nadie que no sean ellos. No queremos pensar que para papá Estado no somos más que trozos de carne-mano-de-obra bien prescindibles si la situación lo requiere. Nos ocasiona una terrible incomodidad que el que se supone que debería ser nuestro protector sea en realidad nuestro verdugo.

A esos periodistas y dibujantes los ha matado el terrorismo, pero no el islámico sino el de Estado. Es tristísimo que haya pasado esto, pero quiero sólo recordar por un momento que el terrorismo de Estado mata a gente en nuestras ciudades europeas y gringas cada fucking día y que fuera de éstas, la cifra “12” es sólo un decimal ridículo.

Los motivos porque los que estas 12 muertes nos impactan tanto en Europa (aunque parece que no solo aquí, #CharlieHebdo es trend topic mundial en twitter) es porque han muerto personas blancas en una de las capitales más poderosas del imperio capitalista, en ese mundo que llamamos “civilizado”. No nos espantan las muertes de las personas no blancas que, musulmanas o no, mueren a cientos cada día a manos de los ejércitos que ocupan sus tierras y cuyas armas fabrica nuestra también civilizada España. Eso no es trending topic mundial. Y la razón es muy simple: vivimos en burbujitas de confort. Y cualquier cosa que las ponga en riesgo, nos deja K.O. Incapacitadxs para pensar, sólo listxs para cagarnos de miedo con todo lo que ello conlleva: juro que no había leído tantas pendejadas juntas en twitter, facebook y prensa en mi puta vida.

Joder, si es que tenemos varios ejemplos clarísimos de “atentados” que inculpan directamente a “los radicales islámicos” y  que propagan como la pólvora la islamofobia, el racismo, el nacionalismo y el fascismo y no aprendemos una mierda. El 11-S es como el más destacado de todos, pues fue una patraña ideada por el gobierno de Estados Unidos para poder hacer lo que siguen haciendo desde ese día y hasta hoy: tener legitimidad para seguir expoliando y masacrando oriente medio por petroleo y contratas de construcción.

Para mí no es casual que suceda justo ahora algo como lo de Charlie Hebdo, no es casual que en los últimos meses el movimiento islamófobo en Alemania, Pegida, ande tratando de expandir sus tentáculos a Francia y demás partes de Europa. Ahora mismo todas las personas que creen que el islam es su problema, en lugar de culpar a las políticas migratorias de mierda de sus países, a su racismo endémico, a la idiotez sin límites de sus conciudadanxs y la avaricia desenfrenada de sus gobernantes, deben sentirse muy aliviadas: por fin hay unos malos a los que echar la culpa, los islámicos!!! Y ahora mismo, también, seguramente, los fascistas que comandan esta caca de barco llamado Europa, deben estar abriendo unas cuantas botellas de champagne porque sólo les ha costado 12 bajas conseguir que la mayoría de la población vaya por el camino exacto por el que quieren conducir al rebaño: un nacionalismo ciego que vuelva a confiar en el Estado como ente legítimo para gobernar.

Igualmente, ¿quién está dispuesto a arriesgar su burbuja de confort a cambio de pensar?

Creo que sería muy eficaz para empezar a rasgarla pensar en algo tan sencillo como lo siguiente: ¿A quiénes perjudica lo sucedido? ¿A quiénes beneficia? Aseguro que normalmente los crímenes no se cometen para perjuicio de los criminales sino de las víctimas y que esto suceda al revés merece como mínimo nuestra reflexión.

Gracias por leer mi chapa.

PD: Y en estos días (no soy pitonisa, sólo pienso con la cabeza fuera de la burbuja) iremos viendo el elenco de repeticiones y flashazos del 11S a través de los medios, en los que se agarrará a algunas personas no blancas que hayan viajado a cualquier país árabe en los últimos meses, se les encontrarán las armas milagrosamente en sus casas junto a una edición del corán firmada por el mismísimo Bin Laden, y alehop, he ahí nuestra “verdad”. Ah, también aparecerá la palestina que llevaba al cuello en el momento de los disparos, llena de sangre.

Hoy era el mejor día del año

De todo lo que sucedió en mi infancia, una de las cosas que con más claridad permanecen en mi memoria es el día de los santos inocentes. Era con diferencia el mejor día del año.

¿Los motivos? Muy simples: Mi padre (que es bipolar y una persona muy divertida) sacaba al niño de dentro y nos aliábamos para molestar al mundo con la escusa de que el 28 de diciembre en España es el día para gastar bromas con licencia. Es fantástico para una niña pequeña aliarse con un adulto que es en realidad como un niño disfrazado de persona con derechos, con un disfraz realmente bueno. Cualquier atrocidad que se me pasara por la cabeza para hacer a los adultos esos que tan mal me caían, era posible en este día gracias a mi padre.

Hacíamos planes muy elaborados de qué bromas íbamos a gastar y a quién. Nos íbamos un par de días antes a la Plaza Mayor a comprar nuestras herramientas: bombas fétidas, cacas de mentira, arañas de plástico, petardos de todo tipo (incluidos los que se ponen en los cigarros), gusanos que aparecían de la nada, etc.

El mismo día 28, bien temprano por la mañana nos poníamos en marcha con la primera fechoría: cambiar de puerta absolutamente todos los felpudos de las casas de los vecinos (y había 49 apartamentos) y tirar un par de petardos por el hueco del patio de luces que retumbaba como si fuera una bomba. Salíamos a la calle y entrábamos en los negocios que nos caían mal (la peletería y una cafetería muy pija eran nuestras víctimas principales) y dejábamos caer unas cuantas bombas fétidas. Nos quedábamos en la puerta a ver cómo la gente salía al borde del vómito. Lxs de la peletería nos pillaron una vez y casi nos denuncian porque el terrible olor se iba a quedar en los abrigos de pieles por una buena temporada y así no los podían vender. En estos casos generalmente mi padre me echaba la culpa de todo y hacíamos una de nuestras mejores interpretaciones: él se ponía súper violento, me agarraba del brazo y arrastrándome me decía que al llegar a casa me iba a dar la paliza de mi vida, yo hacía como que lloraba. Eso parecía serenar a lxs posibles denunciantes imagino yo que porque lo que querían era que alguien saliera castigado por su crimen y qué mejor que un padre cabrón con el cinturón en la mano, eso debía darles mucha más satisfacción en sus mentes de mierda que una denuncia formal en la policía.

Los petardos generalmente iban destinados a mierdas de perro que había por la acera. Lo calculábamos todo para que la mierda explotara justo cuando alguien pasaba. En general nos gustaba mucho molestar a la gente del barrio y era una cuestión muy básica de odio de clase. Después de la bomba que puso la ETA bajo mi casa en el 86, el barrio se había transformado radicalmente y pasó de ser un barrio obrero a un lugar plagado de gente de calase media-alta que vio la oportunidad de reconstruir toda una zona que estaba bien comunicada y que tenía un cierto nivel de bienestar por sus parques y tranquilidad. Finalmente eran ellxs lxs únicxs que tenían el dinero para reconstruir lo que la bomba había dejado en escombros. Los precios de todo subieron (lo que obligó a mudarse a gran parte de la comunidad obrera) y las gentes que nos cruzábamos por la calle eran de carácter huraño y mezquino, no saludaban, nos miraban por encima del hombro. Les odiábamos. Y nos encantaba llenarles de mierda.

Mi madre también era el objetivo de algunas de nuestras bromas. Su mañana en este día solía comenzar con una araña en el café y con el cigarrito que siempre acompañaba a ese café explotándole en la cara… Pobre, nos aguantaba todas.

Pero sin duda la mejor broma que gastamos fue la de la ETA. Como nos podemos imaginar, la gente de mi edificio era un poco sensible a la cuestión de las bombas, no sólo por el atentado del 86 y otros cuanto que hubo en los 80 en mi barrio, sino porque vivíamos a dos manzanas del parque de vehículos y la escuela de no sé qué de la guardia civil. La broma era deliciosa por su simplicidad y su poder. Con la máquina de escribir hicimos un escrito en nombre de la policía nacional y del departamento de desactivación de artefactos explosivos diciéndoles a los vecinos del inmueble que sospechaban que la ETA había puesto una bomba escondida en alguna de nuestras casas y que el día 28 de diciembre vendría un equipo de desactivadores a revisar todas las casas a las 12 de la mañana, pidiendo a los vecinos que por favor mantuvieran la calma y que salieran de sus domicilios a esa hora para facilitar la labor. Pegamos este escrito de dudosa veracidad (pues no llevaba ni sellos ni nada de la policía) la misma mañana del 28 en el tablón de anuncios de la comunidad que estaba frente al ascensor, es decir, en un lugar donde todo el mundo lo iba a ver.

Mi padre y yo nos sentamos con una bolsa de pipas en el banco enfrente del portal a contemplar el espectáculo, que obviamente, no se hizo esperar mucho. Vecinas en llanto, con sus batas y sus pantunflas en la calle, algunas llevaban en los brazos el gato-perro-geranio de turno, otra llevaba la molinex y la olla express, los hombres también estaban aterrados pero conversaban con la calma y ponían a parir a la ETA, al gobierno y a todo quisqui en grupitos de cuatro o cinco, también en pantunflas. Nos costó mucho mantener la compostura y no reír. Fue maravilloso. Obviamente después de una hora y pico sin que hubiera venido nadie, un vecino un poco menos descerebrado que los demás, cogió la nota y salió a decir que era evidentemente, y dado el día 28 de diciembre, una broma, que ese escrito tenía faltas de ortografía por doquier y que no tenía ningún sello oficial. Alegó además que para qué iba la ETA a esconder ninguna bomba en casas particulares, que aquello no tenía ningún sentido. Pronto el alboroto se fue despejando y la gente volviendo a sus hogares y mi padre y yo nos fuimos a continuar nuestro día de desfogue sin poder parar de reírnos.

Ya no gasto bromas en este día (ni en ningún otro). Quizás sea yo ahora la adulta que necesita de la compañía de una criatura menor como excusa para volver a ser niña por un día.