Guía cabrona para activistas feministas

//más abajo en castellano// ARTÍCULO DE MARTA LAMAS EN LA DIRECTA

‘Vomitorium’: guia cabrona per a activistes feministes

Diana J. Torres, autora de ‘Pornoterrorismo’, publica ara ‘Vomitorium’, un text molt personal que, com el seu nom suggereix, és un vòmit de les seves experiències als moviments socials

Fotografía de Herani Hache

Aquest mes de juny la Diana ha aterrat (literalment, ja que en l’actualitat resideix a Mèxic) a la península per presentar Vomitorium (autoedició, 2017), que com el seu nom indica és un vòmit de les seves experiències personals en els moviments socials
Marta Molas08/06/2017

Parlar, veure o llegir Diana J. Torres, aka Pornoterrorista, sempre és un plaer punxant. Qui l’ha llegit anteriorment (Pornoterrorismo,Coño Potens, o el seu blog) sabreu de què parlem: en les seves obres, siguin llibres, posts, performances o tallers, aborda qüestions artístiques, sexuals, de gènere i activistes des d’un posat radical i dur. Ella és directa i va al gra. Per això els seus llibres són essencials: una mirada pura al feminisme sense politiqueigs ni sensibleries.

Al llibre,Torres desgrana les incoherències i errors de l’activisme i el feminisme en temes bàsics com l’afectivitat, la sexualitat, les drogues, l’alimentació, la forma de guanyar diners o la comunicació

Aquest mes de juny la Diana ha aterrat (literalment, ja que en l’actualitat resideix a Mèxic) a la península per presentar Vomitorium (autoedició, 2017), que com el seu nom indica és un vòmit de les seves experiències personals en els moviments socials. Al llibre, capítol per capítol, desgrana les incoherències i errors de l’activisme i el feminisme en temes bàsics com l’afectivitat, la sexualitat, les drogues, l’alimentació, la forma de guanyar diners o la comunicació. El llibre ha estat autoeditat i arriba amb poc suport institucional i de mitjans. Però ha estat fet des de l’amor i molt ben acollit en espais que com la seva darrera criatura, també són autogestionats. Un crit rabiós alhora que un fil de llum “perquè tot això que està podrit i necessita ser canviat, pugui tornar a funcionar (…) Una bella intenció de deixar de perpetuar errors del passat, de tenir millors vides i millors relacions amb les nostres lluites polítiques”, explica en el kit de premsa que podeu trobar al seu web.


Cartell de presentació del llibre a Barcelona 

Al llibre ens ha captivat el seu feministómetro que ataca directament a aquelles que han fet del feminisme més “un club exclusiu de sòcies elitistes que un grup de persones lluitant per la justícia social”; també el seu qüestionament davant d’actituds suposadament inqüestionables com és el veganisme, confrontant aquesta forma de vida suposadament ètica però que sovint no té en compte, per exemple, les injustícies socials que pateixen els animals que conreen els vegetals; i l’aplaudiment més exacerbat a la seva crítica a l’ateisme, un postureig més que institucionalitzat i quasi mai qüestionat entre la societat progre i d’esquerres. Torres en canvi demostra que potser, són més efectives si també reivindiquem l’espiritualitat: “Per què creuen que les processons de la Verge del Cony aixequen tantes ampolles? Encara que sigui només a tall de burla el missatge que transmeten aquest tipus d’actes és que tenim certa espiritualitat i que començarem a manifestar-la, i la veritat és que no hi ha res que aterreixi als catòlics i a aquesta espècie de Mordor amb el que combreguen que el fet que certes divinitats (ells només encerten a dir-los Satan) estiguin de la nostra part”.

Pornoterrorista demostra així que portar a la pràctica l’activisme amb harmonia i coherència és una utopia molt tòxica mentre que demanar coherència als altres ens és facilíssim. Ho sabem, veure munts de palla en els ulls dels altres ens distreu de veure la biga als nostres.

La Diana pot semblar, tot d’una, un llançaflames, pel seu estil brusc, ple d’insults, i les seves metàfores exagerades i histriòniques

La Diana pot semblar, tot d’una, un llançaflames, pel seu estil brusc, ple d’insults, i les seves metàfores exagerades i histriòniques. Però a mesura que avança el seu discurs, la lectora s’adonarà que és humil en el plantejament i curosa en la documentació. Un llibre, com els darrers ho varen ser, auster i de capçalera. Un guia, i ho diem amb el cor calent a la mà però també amb el cap ben fred, que hauria d’estar a les tauletes de nit de tota aquella que es consideri bona activista. Perquè l’activisme no es pot desentendre dels dolents, com els anomena la Diana; ni pot avançar sense posar-ne en constant qüestionament a cada passa; i el més important, les paraules de Diana recorden com a ple segle XXI, amb tecnologia punta a l’abast de la mà que ens permet més que mai la unió que fa la força, perdem el teclat i els dits que l’usen en confrontacions vàries. En resum: la nostra lluita “pot estar al servei de causes majors que el nostre propi cul”. Amén Diana.

Vomitorium i sa mare són de gira aquests dies per la península: per si voleu escoltar en directe l’autora –val la pena, no us ho penseu!- el 14 de juny serà a Altea, el 15 a València, el 16 a Benicàssim, el 17 a Castelló i del 22 al 27 de juny a Barcelona en espais com L’Antic Teatre o La Raposa. Podreu adquirir el llibre durant les presentacions o descarregar-vos-el gratuïtament a Archive.org.

///CASTELLANO///

‘Vomitorium’: guía cabrona para activistas feministas
Diana J. Torres, autora de Pornoterrorismo, publica ahora Vomitorium, un texto muy personal que, como su nombre sugiere, es un vómito de sus experiencias en los movimientos sociales.

Hablar, ver o leer Diana J. Torres, aka Pornoterrorista, siempre es un placer punzante. Quien la ha leído anteriormente (Pornoterrorismo, Coño Potens, o su blog) sabréis de qué hablamos: en sus obras, sean libros, posts, performances o talleres, aborda cuestiones artísticas, sexuales, de género y activistas desde un lugar radical y duro. Ella es directa y va al grano. Por eso sus libros son esenciales: una mirada pura al feminismo sin politiqueos ni sensiblerías.
En este libro, Torres desgrana las incoherencias y errores del activismo y el feminismo en temas básicos como la afectividad, la sexualidad, las drogas, la alimentación, la forma de ganar dinero o la comunicación.

El libro ha sido autoeditado y llega con poco apoyo institucional y de medios. Pero ha sido hecho desde el amor y muy muy bien acogido en espacios que, como su última criatura, también son autogestionados. Un grito rabioso y al mismo tiempo un hilo de luz “para que todo esto que está podrido y necesita ser cambiado, pueda volver a funcionar (…) Una bella intención de dejar de perpetuar errores del pasado, de tener mejores vidas y mejores relaciones con nuestras luchas políticas”, explica en el kit de prensa que podéis encontrar en su web.

Del libro nos ha cautivado su feministómetro que ataca directamente a aquellas que han hecho del feminismo “más un club exclusivo de socias elitistas que un grupo de personas luchando por la justicia social”; también su cuestionamiento ante actitudes supuestamente incuestionables como son el veganismo, confrontando esta forma de vida supuestamente ética pero que a menudo no tiene en cuenta, por ejemplo, las injusticias sociales que sufren los animales que cultivan los vegetales; y el aplauso más exacerbado a su crítica al ateísmo, un postureo más que institucionalizado y casi nunca cuestionado entre la sociedad progre y de izquierdas. Torres en cambio demuestra que quizás, son más efectivas si también reivindicamos la espiritualidad: “¿Por qué creen que las procesiones de la Virgen del Coño levantan tantas ampollas? Aunque sea sólo a modo de burla el mensaje que transmiten este tipo de actos es que tenemos cierta espiritualidad y que empezaremos a manifestarla, y la verdad es que no hay nada que aterre más a los católicos y a esta especie de Mordor con el que comulgan que el hecho que ciertas divinidades (ellos sólo aciertan a llamarlo “Satán”) estén de nuestra parte”.

La Pornoterrorista demuestra así que traer a la práctica el activismo con armonía y coherencia es una utopía muy tóxica y al mismo tiempo pedir coherencia a los otros nos resulta facilísimo. Lo sabemos: ver montones de paja en el ojo ajeno nos distrae de ver la viga en los nuestros.

La Diana puede parecer, de una, un lanzallamas, por su estilo brusco, pleno de insultos y sus metáforas exageradas e histriónicas. Pero a medida que avanza su discurso, la lectora se dará cuenta que es humilde en el planteamiento y cuidadosa en la documentación. Un libro, como los últimos lo fueron, austero y de cabecera. Una guía, y lo decimos con el corazón caliente en la mano pero también con la cabeza muy fría, que tendría que estar a las mesillas de noche de toda aquella que se considere buena activista. Porque el activismo no se puede desentender de los malos, como los denomina la Diana; ni puede avanzar sin poner en constante cuestionamiento a cada paso; y el más importante, las palabras de Diana recuerdan cómo en pleno siglo XXI, con la tecnología punta al alcance de la mano que nos permitiría más que nunca la unión que hace la fuerza, perdemos el teclado y los dedos que lo usan en confrontaciones varias. En resumen: nuestra lucha “puede estar al servicio de causas mayores que nuestro propio culo”. Amén Diana.

Vomitorium y su madre están de gira estos días por la península: por si queréis escuchar en directo la autora –vale la pena, no os lo penséis!- el 14 de junio estará en Altea, el 15 en Valencia, el 16 en Benicàssim, el 17 en Castelló y del 22 al 27 de junio en Barcelona en espacios como Antic Teatre o La Raposa. Podréis adquirir el libro durante las presentaciones o descargároslo gratuitamente a Archive.org.

Ayúdame a hacer posible mi nuevo libro: Vomitorium

portada

Hola a todxs!

Estoy recaudando fondos mediante la preventa de mi nuevo trabajo y desde esta web hago un llamado para que quienes hayáis leído mis otros libros y os hayan servido de algo, me echéis un cable para poder sacar “Vomitorium” adelante.

En él, como el propio título indica, me purgo de años de hartura con las luchas antisistema y concretamente con el feminismo. Muchas cosas se llevan a cabo de modo terrible y la solución no es dejar de hacerlas sino hacerlas de otro modo. Nuestra alimentación, nuestra forma de drogarnos, de amar, de follar, de ganar dinero, de comunicarnos, todo ello, está podrido y necesita ser cambiado para que vuelva a funcionar. Este libro es una propuesta rabiosa de cambio, una vomitona descontrolada y ácida que fue escrita con la más bella intención de dejar de perpetuar errores del pasado, de que tengamos mejores vidas y mejores relaciones con nuestras queridas luchas políticas.

Cómo me podéis ayudar?
* La mejor forma: Compra el libro mediante la campaña de preventa o alguna de las otras recompensas disponibles
* Difunde en tus redes (facebook, twitter, etc) el link de la campaña http://vkm.is/vomitorium
* Pon alguno de estos gifs en tu página web o blog
* Envía un correo a tus amigxs que pudieran estar interesadxs en cooperar
* También puedes compartir este vídeo donde explico de qué se trata el proyecto y el libro.

Campaña Verkami de “Vomitorium” el nuevo libro de Diana J. Torres from Pornoterrorismo on Vimeo.

Comunicada de Frieda en respuesta a Fondo María

Escribo esto y comparto el texto de mi amiga Frieda porque estoy HARTA. Cansada de gente tránsfoba, envidiosa y sin nada mejor que hacer que alimentar su deprimente vida deprimiendo a las demás personas. Estoy harta de esta caza de brujas que ya no tiene lugar ni en otros siglos ni en latitudes lejanas sino acá mero en las vidas de cada quien que se resista a caer en los juegos fáciles y de adquisición de poder por la vía rápida tan tradicionales del capitalismo y el patriarcado que ciertas feministas están aplicando.

El linchamiento público de feministas hacia otras feministas es una basura que no hace más que darle poder a ese “Mordor” que nos destruye. Chicas, si realmente el odio es lo que las alimenta, pónganse de a de veras en la lucha antipatriarcal, anarquista, feminista, ahí van a ver la gran cantidad de alimento que les van a dar…

Conozco a la compañera Frieda desde hace dos años. No la conozco de las redes y toda la basura grosera y brillante que avienta en ellas sino del trato personal. Reconozco que me gusta leerla pero como escritora sé muy bien que leyendo a una persona no se la conoce. Y puedo decir sin ningún tipo de vacilación que es uno de los mejores seres que me he topado en el camino: honesta, ruda como yo, con una claridad mental que ya quisieran muchas para decisiones tan cotidianas como ponerle o no azúcar al café. Yo la he mirado a los ojos, la he besado, la he abrazado y quizás yo no tenga legitimidad para decir quién es válido o no (no traigo el feministómetro de serie incorporado), pero siempre he tenido mucha simpatía por la gente que hace trabajo de calle y de base como es el caso de Frieda, por la gente que viene de abajo y acciona desde ahí; simpatía y amor por la gente que traspasa la red para ponerla en lo real, en lo efectivo. Esa es la verdadera brujería, esa que tanto molesta. Yo sería incapaz de acompañar un aborto, por ejemplo. Ella lo hace desde 2014, 62 mujeres a las que ha acompañado. Se dice pronto. Yo sería incapaz de arriesgar mi seguridad de ese modo.

Acá les dejo su escrito en respuesta al comunicado de FONDO MARÍA. Le doy espacio en esta mi plataforma online porque creo necesario que sepamos, como caso paradigmático, de esta cagada que están armando las feministas institucionales contra las desclasadas que hacen lo que buenamente pueden desde esas bases tan incómodas para el poder. Toda esta historia me recuerda a esta rola de Evelyn Cornejo: “Somos la chusma inconsciente incapaz de tener opinión”. Estoy HARTA de todo esto, ya se me mató una hermana. No quiero más muertas así, y aún menos asesinadas por un feminismo que se dice a sí mismo protector y defensor de las mujeres pero que cuando llega la mera hora de hacerlo, les importa más lo que digan en redes o lo que traigan entre las piernas. BASTA YA. “El mundo está como está porque todos tienen mala voluntad”.

_________________________________________________________________________________

Comunicada en respuesta a Fondo María
(comunicado dijera la RAE pero como no obedezco nunca, pues…)

Queridas de FONDO MARÍA, ante su comunicado, argumentando que les preocupa mucho la seguridad de las mujeres en la información que reciben, que qué formación tengo yo, y diciendo que tuvieron que sacarlo porque algunas les habían mandado inbox preguntando si ustedes estaban involucradas en dicho taller, ¿no pudieron acaso responder a esas personas que les cuestionaban por el mismo inbox que las contactaron?

Evidentemente no.

Porque lo que ustedes querían, FONDO MARÍA, no era comunicar ni deslindarse nada, sino tirarme mierda y poner su granito de arena en el escarnio, perenne linchamiento, juicio feminista, apoyo al autoproclamado tribunal radical y el fuego amigo sororo, ¿cierto?

Yo llevo casi dos años dando este taller, y he ido a 7 estados del país. Acá en la ciudad de México esta será la tercera vez que lo voy a facilitar. En todo este tiempo yo ni me acordaba de ustedes, y nunca las había mencionado en estos talleres, ni nada por el estilo.

Pero tuve el atrevimiento de mencionarlas en esa videocolumna para Voces Feministas que me solicitaron hace dos semanas, ¿y eso fue la gran ofensa y agresión que les hice ahora? ¿Esa fue la terrible violencia que les hice vivir en esta ocasión? ¿Mencionarlas? Vídeo que por lo visto ni siquiera vieron, porque de haberlo hecho se habrían percatado que no uso información de ustedes, que ahí digo de mi propia voz que el taller surge posterior a mi paso por el fondo, que surge de mi propio trabajo, experiencia y acompañamientos, directos y en la calle con las mujeres que se enfrentan a la decisión de aborto. Directo, sin instituciones, ONG’s, AC’s, ni autoridades feministas castrosas. Eso, queridas, se llama capacitación empírica, experiencia en el campo, y es un trabajo tan válido como el que realizan ustedes.

Si sólo querían comunicar que no tenían que ver nada con el taller anunciado, ¿para qué mienten e inventan que no terminé la capacitación y que violé cláusulas y no ponía en el centro de mi trabajo a las acompañadas, y no sé qué tanta cosa más? Dos ex­-acompañantes y compañeras en mi paso, me han dicho en inbox que después que me fui, no hubo más capacitación.

Les repito: no querían deslindarse sino agredirme, exhibirme, chingar pues.

Porque la capacitación nos la dieron a todas las mujeres de la generación un mes antes de que iniciáramos el trabajo en sus oficinas, en la línea y en los hospitales. Después hubo otras sesiones y yo estuve ahí. ¿Ahora además de difamarme me van anular hasta físicamente diciendo que no estuve? Cuando hasta en la sala de la casa de la directora estuve sentada tomando notas y participando. Que desmemoriadas y listillas salieron, ah!

Su comunicado perfectamente puede prescindir de esos 2 párrafos donde me mencionan, y no pasa nada, queda tan entendible y bonito, igual.

Pero ahora que salieron a joder, y por lo visto sin memoria, como sucede con el resto de la gente en este país siempre que sale a joder, pues les dejo en este texto unas capturas de pantalla, de un mail y una carta. Porque como dije en la videocolumna tan escabrosa y grosera, ustedes me corrieron por mi actividad en redes, por no ser políticamente correcta.

La misma Oriana López, directora del fondo, me lo dijo a la cara, y después lo comunicó al resto del equipo vía mail. Lo dejo para que lo recuerden y dejen de mentir diciendo que violé cláusulas, acuerdos y que no atendía bien a las mujeres que acompañaba. Tengan tantita madre y honestidad, por educación y porque ustedes no son como yo de pelada, agresiva, “agresora” y mala feminista, sólo por eso tengan memoria y dejen de inventar explicaciones y querer joderme. Yo no les soy competencia para bajar recursos o pelear activistamente por erario público.

Porque en ese querer joderme olvidan que no sólo tengo ese mail y esa carta para defenderme de sus injurias, escarnio y mamadas. También tengo información del maltrato que dan a las voluntarias, de la explotación laboral que perpetúan, del abuso de nuestro trabajo que acercamos a ustedes porque las creemos grandes feministas y buena onda. También tengo información de lo que me hicieron ustedes cuando me mandaron hacer complicadísimo acompañamiento, información que no tiene que estar a la luz de nadie porque ya tenemos bastante con el patriarcado jodiéndonos a las mujeres todos los días, de muchas formas no sólo físicas, sino culturales, simbólicas, sociales, y psico-emocionales, como para seguir jodiéndonos entre nosotras mismas, en nombre de posicionamientos políticos, éticas, radicalidades, feminismos congruentes y no sé qué tanta chingadera más. Por favor, y por las Diosas.

Se los pido tal cual se los pediría a la cara, en escrito, al celular, o cualquier otro medio por el que no quisieron comunicarme, así que igual en esta carta y en público les contesto y las contacto. No me jodan, yo nunca las he jodido. No somos amigas, cierto, pero tampoco somos enemigas. El enemigo es uno, y es el sistema, el patriarcado, no yo ni ninguna de las otras compañeras que se dedican también a hacer acompañamientos y talleres y que jamás han pasado por Fondo MARÍA y sus entregas de carnets oficiales, y que ustedes por jugarle a las diplomáticas y comunicadoras, se las llevaron entre las patas, ofendiéndolas y desacreditando el trabajo que hacen, todo por despolitizar mi trabajo… ¿Y adivinen? Eso ya lo hacen los machos, los machitrolles, los machos progres y demás fauna nociva. No las necesitamos uniéndoseles a ellos.

Con mis más sentidas, claras, directas y honestas palabras, y haciendo uso de mi derecho de réplica: Frieda Frida.

Posdata: Las capturas dicen Freddy, porque en aquellos años no tenía el reconocimiento legal de mi identidad de género. Gracias.

Mi sexualidad es una creación artística: Liberado!!!

Este increíble documental del que fui parte muestra una parte de las personas que hicimos que Karcelona se convirtiera en esa cosa tan fea llamada “capital europea del postporno”. En realidad lo valioso del docu es que nos puso a pensar profundamente a muchxs que sólo actuábamos, que sólo accionábamos, y hacíamos muchas cosas por el puro institinto marrano (que creo es denominador común en todxs nosotrxs) sin masticar nuestros actos a nivel intelectual en absoluto. Lucía Egaña nos puso en esa tesitura: pensar lo que hacíamos.

Lucía también retrató una parte de nuestras vidas que sin duda hubiera quedado relegada al olvido de las fiestas, las performances y poco más. Un testimonio de un momento de mi/nuestra vida crucial en el que al parecer tuvimos injerencia en la realidad aburrida y mojigata de la sociedad que habitábamos.

Mi sexualidad es una creación artística. Documental ahora liberado para su visionado gratuito on-line. Disfrútenlo!

ACÁ PUEDEN VERLO ONLINE O DESCARGARLO (subtítulos en más de 5 idiomas)