Sanación y venganza

No están siendo días fáciles. Desde la emisión de Ciutat Morta en la tele pública de Catalunya me encuentro totalmente sobrepasada por todo lo que está aconteciendo. En esta vorágine, me gustaría que las cosas fueran más sencillas: que no hubiera políticos corruptos, que no hubiera policía torturadora, que no hubiera medios de comunicación manipuladores, que lo que llamamos justicia realmente funcionara.  Y en una mayor escala de lo que realmente me gustaría: que no hubiera políticos, que no hubiera policía, que no hubiera juzgados ni jueces ni cárceles y que no estuviéramos, como individuxs y como sociedad, tan profundamente enfermos. Pero  esto, desgraciadamente, no es posible.

Lo que sí es posible es alzar la voz y hablar, contar la verdad, lo sucedido. Hasta ahora pensábamos que también era imposible que la gente nos escuchara y nos creyera, porque hacerlo supone tener que dejar de creer inmediatamente en el sistema que hipotéticamente nos cobija y eso es duro y da mucho miedo. Pero está funcionando: desde hace una semana, cada día que pasa, un poco más de gente sabe la verdad sobre el caso 4F, la verdad sobre los políticos que gobiernan, la policía que tortura, la justicia inservible y los medios que mienten.

Lo único positivo que está emergiendo de todo esto es que la difusión del caso está abriendo ojos y despertando mentes, que está “exorcizando” a personas que ojalá ahora comiencen a desconfiar de aquello en lo que creyeron firmemente toda su vida: que el gobierno vela por los intereses de la ciudadanía, que la policía está para protegernos, que en las cárceles sólo hay delincuentes y que los jueves y juezas son gente sabia y honrada. Ya sabíamos que muchas cosas se vendrían abajo cuando por fin se escuchara nuestra voz y nuestro grito, las primeras, las corazas de protección que el sistema instala en las personas para que puedan seguir siendo funcionales, para que puedan seguir validándolo con sus vidas.

Y esto no es útil sólo para el caso 4F, hay miles de casos similares que esperamos vayan siendo, cada vez más, vistos con otros ojos y que también encuentren su voz y su grito en esta pesadilla común en la que habitamos. El último y más atroz: el caso de la Operación Pandora. Seguirán sucediéndose en loop mientras la situación no cambie.

Para mí esto es la venganza: que la clase obrera, que la sociedad civil, que la opinión pública, que miles de personas SIN PODER, estén decidiendo que LA VERDAD es otra cosa diferente de lo que les habían contado. Que esa verdad tan incómoda que rezuma del caso 4F y del resto de montajes esté contaminando a tantas personas. Eso es lo único que tenemos porque a mi hermana Patri nadie le va a devolver la vida, ni a Rodrigo, Álex y Juan el tiempo que les robaron todos los años de prisión, ni a Mariana las noches en vela, ni el tiempo de sufrimiento de todxs lxs demás que hemos sido afectadxs por esta mierda. Eso no se puede restaurar.

Yo seguiré con mi rituales, personales y colectivos, de sanación y de venganza, como he estado haciendo hasta ahora. Sé que funcionan más que la justicia institucional. Nunca olvidaré el día 18 de octubre de 2011 en que volvimos de la playa de Colera en Girona después de pasar la noche anterior celebrando el primer no-cumpleaños de Patricia, noche en la que quemamos sus trastos en una gran pira, bebimos queimada y conseguí por fin asentar mi rabia por su pérdida. Ese día salió la sentencia condenatoria de Victor Bayona y Bakari Samyang y yo empecé de una vez y para siempre a confiar en la brujería.

Aquí dejo el vídeo de uno  de estos actos ritualísticos, hecho con mucho sentido del humor y mucha rabia al rededor de una multa de 1000 euros con la que fui sancionada un 4 de febrero hoy hace casi 3 años. Y os invito a todas las personas que leéis esto a que vengáis con nosotrxs al ritual colectivo de sanación y venganza que estamos armando para el 4 de febrero de este año, a partir de las 7 de la tarde en Plaça Universitat en Barcelona, y que sirva no sólo para el caso 4F sino para todos los casos similares que tenemos alrededor, porque como decía Mariana el otro día “todxs somos posibles Rodrigos”.

Todo el apoyo a la Casa Invisible de Málaga

Hay pocos lugares de este tipo de sobrevivan más de un año en nuestro país de mierda. De hecho, este tipo de proyectos se podrían contar, tristemente, con los dedos de una mano.

Ahora el ayuntamiento de Málaga nos quiere mutilar un pedacito. Mi experiencia personal con La Invisible ha sido siempre un subidón: ahí di mi primer taller de eyaculación femenina años ha, presenté mi libro, hice performances, siempre me sentí como en un hogar hermoso construido con ideas afines y mucho cariño.

Por favor, apoyad este proyecto de financiamiento colectivo que puede salvarla y mantenerla abierta, hay donaciones desde 5 euros, eso son unas cañas mañaneras, ¿quién no tiene 5 euros?

HAZ TU DONACIÓN AQUÍ

El peligroso rol de las víctimas

Llevo días pensando que el feminismo en el que me muevo está profundamente enfermo. Y me viene a la mente un texto que escribimos de forma colectiva hace unos años denunciando unas dinámicas de autovictimización como forma de conseguir un poder y una atención que no se pueden conseguir por otras vías. De rabiosa actualidad cada palabra de la Declaración de lxs Monstruxs, que en su día pensamos que, dado que los hechos que la inspiraron pertenecían al contexto feminista queer de Berlín, no nos iban a afectar en España. Qué equivocadas estábamos…

Lo comparto acá de nuevo. Necesito que entre todxs busquemos soluciones a este tipo de mierdas que tanto nos envenenan y que pongamos especial atención a este tipo de actitudes de vil empoderamiento mediante la victimización, son patéticas y nos hacen mucho daño.

CLIC HERE FOR ENGLISH

DECLARACIÓN ANARKAQUEER FEMINISTA EN CONTRA DE LO P.C.*, LAS VÍCTIMAS* Y LA POLICÍA QUEER.

*[P.C.= Políticamente correcto]
*[Víctima = persona que reusa a responsabilizarse de su propia vida asumiendo un rol de pasividad]

Alguien dijo que requiere menos esfuerzo mental condenar que pensar”
– Emma Goldman -

Somos lxs monstruxs que sobrevivimos al reto diario de vivir rodeadxs de mierdas y normas que aprisionan nuestros cuerpos y deseos. Somos lxs monstruxs que no son bienvenidxs prácticamente en ninguna parte. Somos lxs monstruxs, las feas, las rudas, las putas, lxs foragidxs del género, las brujas, lxs animales, lxs degeneradxs, lxs pervertidxs, lxs maleducadxs, lxs punks. Somos lxs que vemos una verdadera posibilidad de cambiar realidades, porque sabemos que cambiar este infierno es la única forma que tenemos para evitar el suicidio o el deseo de matar gente.

Y algunxs de estxs monstruxs tienen algo importante que decir.

Estamos hartxs de vosotrxs: lxs fascistas “queer” de lo políticamente correcto, lxs sexofóbicxs, lxs transfobxs pero también de lxs trans que no quieren nada más que finalmente ser gente “normal”, aquellxs que eligen adaptarse a las normas del patriarcado, y todxs lxs demás que están juzgando nuestros deseos.
Estamos hartxs de vuestra hipocresía y de vuestras sucias y traicioneras formas de comunicación. Durante años hemos estado construyendo puentes y vosotrxs os dedicáis sólo a levantar nuevas fronteras. Estamos hartxs del veneno que vuestro odio a vosotrxs mismxs y vuestra ignorancia están inyectando en nuestro tiempo y nuestro espacio.

Vosotrxs, y toda la gente que no puede ir más allá de los genitales, que no se permiten a sí mismxs pensar libremente, que no son capaces de ver la belleza en la suciedad, que no van más allá de los estándares y las normas de lo establecido, que no ueden traspasar el espejo: estáis apoyando el sistema heteronormativo-capitalista constantemente relegándonos a nuestras posiciones de dolor, precariedad y enfado.

Sois parte del puto enemigo y no vamos a aceptar vuestros ataques por más tiempo. Así que llamemos a esto guerra abierta. Ahora os podéis quitar vuestras cínicas máscaras y así podremos vernos las caras finalmente. Quizás nunca nos miraréis a los ojos ni nos diréis de frente las cosas que decís por la espalda. Porque tenéis miedo de decir lo que pensáis libremente, porque os habéis tragado su medicina y habéis aprendido a ser cobardes. Llamemos a esto guerra abierta… y os destruiremos con una sonrisa.

Usáis los códigos de lo PC como escudo porque os falta inteligencia emocional, empatía y amor para crear nuevas ideas. Quizás estáis tan jodidxs que en lugar de buscar una solución preferís satisfacer vuestro deseo de autodestrucción destruyendo las cosas sabias y bellas que construimos constantemente y que manan de nuestra felicidad, nuestras vidas, nuestro amor incondicional hacia nosotrxs y todxs lxs demás monstruxs.

Nos despreciáis porque no sois capaces de liberar vuestras mentes lo suficiente como para disfrutarnos, para amarnos o simplemente para ser vosotrxs mismxs. Pero aún así preferís quedaros a nuestro lado, tratando de regular lo que hacemos desde dentro de los espacios que hemos creado con nuestros cuerpos, corazones y mentes. En lugar de pelear por aprender a amaros a vosotrxs mismxs, en lugar de luchar junto a nosotrxs por nuestrxs intereses anarka-queer-feministas comunes, tratáis de estrangularnos con vuestras normas, nos asfixiáis con vuestra infinita y egocéntrica necesidad de atención, con vuestras historias de infancias jodidas, con vuestra patética autocompasión y con vuestra incapacidad para creceros sobre esos traumas y haceros fuertes en ellos. Esa incapacidad es lo que nos molesta de vosotrxs.

Nos estáis reprimiendo desde dentro de nuestras comunidades de una forma rastrera e injusta. No sabemos cuál será vuestra siguiente forma de jodernos, pero debemos protegernos de vosotrxs como de cualquier otro enemigo tratando de atacarnos.
Y sois capaces de hacer esto porque nosotrxs os lo permitimos, porque somos lxs únicxs que respetan y apoyan vuestros caprichos, somos quienes de corazón os entregamos nuestro tiempo, compañía, inspiración, nuestro entretenimiento gratis-o-por-la-voluntad, nuestra comida reciclada, nuestros equipos robados, nuestras tiendas gratis. Tomáis todo lo que podemos ofrecer y luego no aportáis nada a nuestras comunidades, salvo conflictos y alambre de espino.

Por esta traición, escupimos en vuestras caras de clase media.

Los protocolos PC nos llegan como una imposición de la sociedad normativa, como un virus en un sistema de software libre. Son un instrumento del sistema capitalista para someternos, para convertirnos en nuestra propia policía (ya que la suya no llega a los espacios que hemos construido), dentro de nuestras cabezas, dentro de nuestros cuerpos/cárcel.
Estos mecanismos llegan a nosotrxs llevando uniforme o cresta de colores, pueden tener coño o polla, pueden ser también extremadamente discretos o incluso invisibles.

Es obvio que lxs tiranxs e idiotas pueden estar en cualquier parte de la sociedad: pueden ser maderos o políticos, pueden ser perfectas familias o hippies, pueden ser negrxs, blancxs o amarillxs, pobres o ricxs y sí, también pueden estar llamándose a sí mismxs “queer”.

Lo más triste de nuestras vidas es que incluso dentro de nuestros “grupos de afinidad” o nuestras “comunidades”, tenemos que lidiar cada puto día con censuras, discriminaciones, exclusiones y violencia emocional. Cada día tenemos que lidiar con vuestras gilipolleces de mentes normativas y cuadriculadas.

Basándoos en los protocolos de lo PC, todo lo que hacéis es jugar un juego simple, una coreografía de manipulación. Pero a nosotrxs, lxs monstruxs, nos gusta hacer las cosas de forma ética y justa y, al contrario que vosotrxs, lo hacemos con una combinación de intuición y corazón. Nos enseñamos unxs a otrxs a comunicarnos activamente y con respeto, en lugar de elegir armas cobardes como los vetos, las expulsiones o la censura que usáis para restringir nuestros deseos.

Una de las mejores estrategias para entorpecer cualquier tipo de lucha antisistema es controlar la lucha desde dentro. En este sentido, el rol de “víctima” es la forma más poderosa de infectar una comunidad anarka-feminista. Reconocerse a sí mismx como “víctima” significa que no hay forma de protegernos, defendernos o apoyarnos, es contraproducente. Y permite a esa persona adoptar un rol pasivo desde el que solo puede pedir ayuda y de esta forma extraer el poder de lxs demás sin dar nada a cambio.

Cuando una “víctima” aparece en un movimiento antisistema, normalmente requiere todas las energías de lxs luchadorxs. Hay muchas formas de ayudar a alguien a salir de ese rol, de ayudarle a tratar sus problemas de una forma saludable y ética, a levantarse sobre las experiencias dolorosas que ha sufrido, a enseñarle a hacer ese importante trabajo emocional como lo hicimos nosotrxs antes o como lo estamos haciendo ahora mismo. En nuestras comunidades, debemos elaborar dispositivos capaces de hacer de este conocimiento algo accesible para todxs, sin tener que estar perdiendo toda nuestra energía cada vez que una “víctima” llega. Y de seguro el primer paso para trabajar con estos métodos es rechazar la idea de ser una “víctima” y empezar a implicarse en formas colectivas de autoempoderamiento.

Nosotrxs, lxs monstruxs, rechazamos ser llamadxs o autodenominarnos víctimas. Durante años hemos luchado activamente para superar nuestras heridas mediante un intercambio respetuoso con lxs demás, para curarnos cuanto antes y poder continuar la lucha hombro a hombro con otrxs monstruxs.
Sabemos por experiencia que puede ser doloroso y difícil hablar claramente con un o una amigx heridx. Pero es totalmente necesario hacerlo. Todxs lo necesitamos: tomar la responsabilidad, primero de nosotrxs mismxs y luego unxs de otrxs.

El protocolo de lo políticamente correcto sólo le sirve a la gente adaptada, a la gente que quiere ser normal. Está ahí para ayudar a los cobardes a evitar discusiones reales, para evitar hacer conexiones verdaderas, para evitar que lleguen a un entendimiento real de lo que quieren y necesitan lxs demás. Pero nosotrxs, lxs monstrxs, lxs humanxs anarka-queer-feministas, nunca pretendimos adaptarnos a las condiciones del sistema, así que debemos protegernos de este tipo de imposiciones y deberíamos darnos cuenta de que ha llegado el momento de rechazar estos protocolos, de una vez por todas.

Nuestra fuerza y nuestro poder radica de nuestro humor, nuestra alegría y nuestra independencia, nuestra forma de luchar, vivir, respirar, follar, amar, desear…

Además, cada monstrux tiene un sentido especial de la justicia y la ética dentro de sí mismx. O por lo menos cada monstrux debería desarrollarlo. Esta intuición se ha convertido en nuestra única arma efectiva para devolver el golpe, una poderosa habilidad que puede salvarnos de la depresión, la destrucción y el aburrimiento.

La única posibilidad de supervivencia que tenemos es la alianza con otrxs monstruxs frente a nuestro enemigo común. Las luchas internas sólo suponen el principio del fin, y debemos parar esto antes de que sea demasiado tarde.

Nosotrxs, lxs monstruxs, estamos aquí para deciros que vamos a luchar por el derecho a ver y elegir en lugar de aceptar calladamente vuestra ceguera impuesta.

Vamos a lugar por la liberación de todos los cuerpos ante cualquier tipo de represión.

Estaremos en contra de la (a veces realmente sutil) violencia que tratáis de ejercer sobre lxs que queremos escoger libremente y decidir cómo, cuándo, dónde y con quién compartimos experiencias sexuales.

Vosotrxs, lxs bastardxs camufladxs, la mierda de policía de lo PC, lxs enemigxs de la imaginación y de nuestra lucha por la libertad, sois prisionerxs de vosotrxs mismxs y no tenemos ni el tiempo ni las ganas de rescataros.

Iros y dejad nuestros espacios, iros a vivir con la gente heteronormativa, uniros a sus familias, sus empleos y su puto sistema patriarcal.

¡No os queremos a nuestro lado, dentro de nosotrxs, no os necesitamos y os queremos fuera de nuestras vidas y políticas, de nuestros corazones y camas!
¡No sois bienvenidxs en las esferas de lxs monstruxs!

[NOTA: Este texto fue creado de forma colectiva y en un contexto particular de auténticas injusticias que están sucediendo usualmente en algunos lugares de la escena queer/feminista de Berlín. Los hechos concretos que nos lo han inspirado son irrelevantes. Digamos que este texto habla acerca de una interrupción de los derechos básicos y acerca de violencias extremas hacia manifestaciones de géneros y sexualidades subversivas. Creemos que estos incidentes particulares pueden también suceder en otros lugares y contextos y consideramos esto como un toque de advertencia y una invitación a elaborar discusiones constructivas acerca de cómo podemos hacer las cosas en nuestros ámbitos para evitar injusticias así.

Con este texto pretendemos reclamar la comprensión de los espacios anarka-queer-feministas como lugares donde diversas opiniones y prácticas son abarcadas y pueden coexistir de forma respetuosa. Donde diversas opiniones y prácticas son vistas como una expansión de nuestros horizontes y no como fuente de controversia y luchas dentro de nuestras comunidades. Con este texto pretendemos recordar que los espacios queer son espacios para la experimentación y el placer de cualquier tipo, lo que significa que están libres del pensamiento binario de la sociedad mayoritaria, o en otras palabras: son lugares donde las ideas no van a a ser juzgadas en contextos de “bueno”/“malo”, “recto”/“malvado”, “blanco”/“negro” o “aceptable”/“intolerable”, donde las ideas no son de primeras juzgadas en estas categorías. Con este texto esperamos inspirar una discusión constructiva acerca de estos temas y una conexión con otrxs monstruxs del mundo que compartan experiencias similares en sus comunidades.
Se agradecen traducciones y por favor, sentiros libres de adaptar el texto a vuestra situación local o a las particularidades de vuestra lengua]

Más info/traducciones/aportaciones/discusiones en http://monstersdeclaration.wordpress.com

Burbujas de confort explotando por doquier

“todo lo que siempre necesité saber sobre el Islam, lo aprendí en el 11S”

¿En serio somos capaces de creernos que detrás de lo de Charlie Hebdo están grupos radicales islámicos? ¿En serio somos tan idiotas para pensar que dos personas (una llevando una palestina, una palestina!!!) a plena luz del día en París, que tiene cámaras hasta bajo las alcantarillas, puedan bajarse de un carro, disparar a bocajarro, cargarse a 12 personas y salir tan panchos?

Nos lo creemos igual que nos creímos en su día una gran mayoría que era posible que dos aviones de pasajeros entraran en el espacio aéreo de una de las ciudades más protegidas militarmente del mundo, estamparse en dos torres simbólicas del capitalismo, matar a miles de personas y todo ello culpa culpita de los islámicos radicales.

Supongo que estas situaciones que rozan unos surrealismos indigeribles por el cerebro humano (blanco occidental urbano) siempre encuentran respuestas más cómodas cuando nos convencemos de que han sido esos salvajes que quieren reconquistar el mundo con su religión, ponerles velo a todas las tías, y formarnos a todxs cara a la meca a rezar 5 veces al día. Es más fácil eso para nuestras mentes que pensar que nuestros gobiernos, la gente a la que creemos haber elegido democráticamente, están comandados por psicópatas cocainómanos que se gastan el dinero de nuestros impuestos en pagar sicarios para armar el show que más les conviene para sus políticas racistas, colonialistas y capitalistas, sin importarles una mierda la vida de nadie que no sean ellos. No queremos pensar que para papá Estado no somos más que trozos de carne-mano-de-obra bien prescindibles si la situación lo requiere. Nos ocasiona una terrible incomodidad que el que se supone que debería ser nuestro protector sea en realidad nuestro verdugo.

A esos periodistas y dibujantes los ha matado el terrorismo, pero no el islámico sino el de Estado. Es tristísimo que haya pasado esto, pero quiero sólo recordar por un momento que el terrorismo de Estado mata a gente en nuestras ciudades europeas y gringas cada fucking día y que fuera de éstas, la cifra “12” es sólo un decimal ridículo.

Los motivos porque los que estas 12 muertes nos impactan tanto en Europa (aunque parece que no solo aquí, #CharlieHebdo es trend topic mundial en twitter) es porque han muerto personas blancas en una de las capitales más poderosas del imperio capitalista, en ese mundo que llamamos “civilizado”. No nos espantan las muertes de las personas no blancas que, musulmanas o no, mueren a cientos cada día a manos de los ejércitos que ocupan sus tierras y cuyas armas fabrica nuestra también civilizada España. Eso no es trending topic mundial. Y la razón es muy simple: vivimos en burbujitas de confort. Y cualquier cosa que las ponga en riesgo, nos deja K.O. Incapacitadxs para pensar, sólo listxs para cagarnos de miedo con todo lo que ello conlleva: juro que no había leído tantas pendejadas juntas en twitter, facebook y prensa en mi puta vida.

Joder, si es que tenemos varios ejemplos clarísimos de “atentados” que inculpan directamente a “los radicales islámicos” y  que propagan como la pólvora la islamofobia, el racismo, el nacionalismo y el fascismo y no aprendemos una mierda. El 11-S es como el más destacado de todos, pues fue una patraña ideada por el gobierno de Estados Unidos para poder hacer lo que siguen haciendo desde ese día y hasta hoy: tener legitimidad para seguir expoliando y masacrando oriente medio por petroleo y contratas de construcción.

Para mí no es casual que suceda justo ahora algo como lo de Charlie Hebdo, no es casual que en los últimos meses el movimiento islamófobo en Alemania, Pegida, ande tratando de expandir sus tentáculos a Francia y demás partes de Europa. Ahora mismo todas las personas que creen que el islam es su problema, en lugar de culpar a las políticas migratorias de mierda de sus países, a su racismo endémico, a la idiotez sin límites de sus conciudadanxs y la avaricia desenfrenada de sus gobernantes, deben sentirse muy aliviadas: por fin hay unos malos a los que echar la culpa, los islámicos!!! Y ahora mismo, también, seguramente, los fascistas que comandan esta caca de barco llamado Europa, deben estar abriendo unas cuantas botellas de champagne porque sólo les ha costado 12 bajas conseguir que la mayoría de la población vaya por el camino exacto por el que quieren conducir al rebaño: un nacionalismo ciego que vuelva a confiar en el Estado como ente legítimo para gobernar.

Igualmente, ¿quién está dispuesto a arriesgar su burbuja de confort a cambio de pensar?

Creo que sería muy eficaz para empezar a rasgarla pensar en algo tan sencillo como lo siguiente: ¿A quiénes perjudica lo sucedido? ¿A quiénes beneficia? Aseguro que normalmente los crímenes no se cometen para perjuicio de los criminales sino de las víctimas y que esto suceda al revés merece como mínimo nuestra reflexión.

Gracias por leer mi chapa.

PD: Y en estos días (no soy pitonisa, sólo pienso con la cabeza fuera de la burbuja) iremos viendo el elenco de repeticiones y flashazos del 11S a través de los medios, en los que se agarrará a algunas personas no blancas que hayan viajado a cualquier país árabe en los últimos meses, se les encontrarán las armas milagrosamente en sus casas junto a una edición del corán firmada por el mismísimo Bin Laden, y alehop, he ahí nuestra “verdad”. Ah, también aparecerá la palestina que llevaba al cuello en el momento de los disparos, llena de sangre.

Termitas devorando la justicia española

El título de este post me ha quedado como el título de una de las pinturas negras de Goya, con un toque daliniano si pensamos que las termitas se parecen bastante a las hormigas…

Para lxs catetas en materia de leyes como yo, que salimos por patas del país que nos vio nacer porque no teníamos ni el más mínimo interés en involucrarnos en la llamada “crisis” y sus consecuencias, para lxs que como yo hayan estado durante años pasando como de comer mierda de lo que le suceda a España en materias de corrupción, política mainstream, etc, etc… este pequeño documental es bastante interesante.

Creo que también es bastante ilustrativo para quienes sabemos a ciencia cierta que el Estado moderno “democrático” no sirve para nada como forma de organización y no tenemos ninguna fe en que algún día pudiera funcionar. De alguna manera, no creo que ningunx de nosotrxs, anarquistas, ácratas o simplemente escépticxs, podamos escapar de estos estados que habitamos y que nos guste o no, nos afectan. Y entonces, ¿por qué no interesarnos en sus patologías? Yo acabo de flipar viendo este documental llamado “Termitas“. Y he flipado mucho precisamente porque me parece increíble que algo tan enfermo pueda siquiera mantenerse en pie, seguir existiendo.

Viene de la mano de Metromunster, los mismos que hicieron Ciutat Morta, y es por eso que he llegado a él y lo he visto completo. Y desde aquí recomiendo que le echéis un vistazo.